Las lechugas: tipos y cómo cultivarlas

el 27 septiembre, 2012 en Blog, Maceto Huerto | 13 Comentarios »

lechugas

La lechuga (Lactuca sativa) es uno de los ingredientes más comunes de las ensaladas verdes en todo el mundo. Quizá sea por eso que a menudo no reparamos en todo lo que aporta. La humilde lechuga cuenta con tantas propiedades que bien se la podría considerar una pequeña joya del huerto: es rica en vitaminas A, E, C, B1, B2, B3, así como en betacaroteno, pectina, lactucina, fibra, calcio, sodio, hierro, magnesio y potasio.

La lechuga es conocida desde la Antigüedad por sus propiedades relajantes y sedantes, por lo que se la recomienda para el insomnio. Combate la fatiga y la anemia por su alto contenido en hierro, es fuente de antioxidantes, es diurética, regula los niveles de azúcar en sangre y fortalece las vías respiratorias. En definitiva, una fuente de salud a nuestro alcance no solo en el supermercado, sino también en nuestro pequeño huerto urbano.

Cuatro grandes grupos

En la actualidad se puede disponer de más de 200 variedades diferentes de lechugas, adaptadas a diferentes climas y épocas del año. Se podrían clasificar en cuatro grupos:

• Romanas: De hojas oblongas, con bordes enteros y ancho nervio central. No forman un verdadero cogollo. Variedades romana o cos, y baby, entre otras.

• Acogolladas: Las hojas forman un cogollo apretado. Variedades batavia, mantecosa, iceberg, entre otras.

• De hojas sueltas: Variedades red salad bowl, lollo rosso, cracarelle…

• Lechugas espárrago: Se caracterizan por sus hojas lanceoladas y puntiagudas. De estas variedades se aprovechan los tallos. Se cultivan principalmente en China.

CONSEJOS PARA CULTIVAR LECHUGAS

Las lechugas se pueden obtener por semilla o comprando directamente bandejas de planteles en tu centro de jardinería.

• Plantación de semillas: En la reproducción por semilla hay que tener en cuenta ciertos factores. Las semillas de lechuga son muy pequeñas y germinan mejor en condiciones de luz, por lo que no se deben enterrar más de 5 milímetros. Es recomendable sembrarlas en semillero y no directamente en la tierra. Se deben utilizar bandejas de alveolos porque las lechugas tienen raíz pivotante y sufrirían en un trasplante a raíz desnuda. Es bueno guardar plantas de sobra para reponer las que pudieran morir en el trasplante al suelo.

• Trasplante: Se efectúa cuando las plántulas tienen entre 3-4 y 5-7 hojas, según la variedad. Se puede hacer de forma escalonada, de modo que no se desarrollen todas a la vez. Si se quieren espaciar mucho los trasplantes a tierra sería necesario realizar varios semilleros.

• Terreno: Debe estar bien trabajado para facilitar el desarrollo de las raíces. Conviene que el suelo sea rico en humus.

• Riego: El riego de plantación es muy importante. Después ha de ser frecuente; no hay que dejar que se seque la tierra, pero también evitar que se encharque.

• Amenazas: Se debe prestar especial atención a las malas hierbas y realizar escardas regulares. Los caracoles y babosas pueden aparecer para darse un festín con las lechugas.

Espigado o subida de la flor: Es uno de los problemas más comunes y malogra la planta para el consumo, ya que la vuelve muy amarga. Se ve favorecido por las temperaturas excesivamente altas. Si una planta empieza a espigar hay que cosecharla lo antes posible.

• Rotación de cultivos: Se trata de una labor cultural importante que ayudará a que las plantas crezcan sanas. Aunque la lechuga soporta bastante bien el cultivo sucesivo en un mismo lugar, siempre es aconsejable alternarla con otras familias botánicas y otros usos, como raíz o fruto. Así se evita la especialización de hongos y nemátodos.

• Ciclo primavera-verano: La lechuga es un cultivo muy rápido, sobre todo en primavera-verano. Se ha de sembrar en abril-mayo y cosechar en julio-agosto. Para esta época se usan variedades de ciclo muy corto y resistentes al espigado prematuro. Las más apropiadas son: Tres Ojos verde, Tres Ojos blanca, Romea, Romabella, Romaverde, Batavia Rubia, Batavia Flavia, Batavia Alemana, Maravilla de Verano, Maravilla Cuatro Estaciones, Grandes Lagos, Crispilla Amarilla, Dorada de Primavera, Solara Amarilla, Col de Nápoles, Monterrey, Lucía, Faust, Oberto, Summer Queen, Dark Green Boston, Cyria, Toria, Campan, Clarion…

Ciclos productivos de la lechuga

• Ciclo primaveral: Siembra entre enero y febrero y recolección entre abril y junio.

• Ciclo estival: Siembra entre abril y mayo y recolección
entre julio y agosto.

• Ciclo otoñal: Siembra entre julio y agosto y recolección entre octubre y diciembre.

• Ciclo invernal: Siembra entre agosto y noviembre y recolección entre diciembre y marzo.

 

Fuente:verdeesvida

@EcoAgricultor

Otras cosas que quizá te interesen

1 respuesta a Las lechugas: tipos y cómo cultivarlas

  1. Quisiera toda la información técnica para la producción de “lechuga suiza”, es para implementar en La Paz – Bolivia

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *


2 × ocho =

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>