El cultivo del girasol

por el 18 febrero, 2013 en Agricultura Ecológica, Blog | 4 Comentarios »

cultivo_girasol

Nombre científico o latino: Helianthus annuus.  Nombre común o vulgar: Girasol. Familia: Asteraceae. Origen: el Girasol es originario de América, donde algunos pueblos indígenas lo consideran una planta sagrada. Etimología: viene del griego “Helios” (sol) y “Anthos” (flor), lo cual se explica por su peculiar manera de orientarse durante todo el día hacia el astro rey, y por la forma de su flor, que puede alcanzar hasta 25 cm de diámetro y está conformada por pétalos de color amarillo intenso, crema, café y diversas gamas del bronce; en su centro se encuentran las semillas. Planta anual con tallo robusto, erecto y simple. Altura: 2-3 m (puede alcanzar los 6 m). Hay variedades enanas de 40 cm de altura. Se ha descubierto que las raíces de los girasoles pueden limpiar la tierra de metales pesados como el plomo o el cadmio. Eso sí, después de absorber los metales, las plantas deben ser retiradas.

Suelo

Es un cultivo poco exigente en el tipo de suelo, aunque prefiere los arcillo-arenosos y ricos en materia orgánica, pero es esencial que el suelo tenga un buen drenaje y la capa freática se encuentre a poca profundidad. El girasol es muy poco tolerante a la salinidad, y el contenido de aceite disminuye cuando esta aumenta en el suelo.
En suelos neutros o alcalinos la producción de girasol no se ve afectada, ya que no aparecen problemas de tipo nutricional. Conoce más sobre el pH y sustratos.

Temperatura.

Es un factor muy importante en el desarrollo del girasol, adaptándose muy bien a un amplio margen de temperaturas que van desde 25-30 a 13-17ºC.
Si la temperatura es muy alta durante la floración y llenado del grano, provoca una importante pérdida en la producción final, tanto en peso como en contenido graso.
La temperatura óptima del suelo para la siembra varía entre 8 y 10ºC.

 Luz.

Las diferencias en cuanto a la aparicición de hojas, fecha de floración y a la duración de las fases de crecimiento y desarrollo son atribuidas al fotoperiodo.

Durante la fase reproductiva el fotoperiodo deja de tener influencia y comienza a tener importancia la intensidad y la calidad de la luz, por tanto un sombreo en plantas jóvenes produce un alargamiento del tallo y reduce la superficie foliar.

Humedad.

Durante la época de crecimiento activo y sobre todo en el proceso de formación y llenado de las semillas el girasol consume importantes cantidades de agua.
El consumo de agua será máximo durante el periodo de formación del capítulo, ya que el girasol toma casi la mitad de la cantidad total de agua necesaria.
La secreción de néctar está influida por la humedad atmosférica durante la floración

Siembra.

La época de siembra es variable y dependiente de las características climatológicas de cada región.
La germinación de las semillas de girasol depende de la temperatura y de la humedad del suelo, siendo la temperatura media de 5ºC durante 24 horas.
La profundidad de siembra se realiza en función de la temperatura, humedad y tipo de suelo.

En zonas húmedas con primaveras cálidas con suelos pesados y húmedos, la profundidad de siembra es de 5 a 6 cm.
En zonas con primaveras secas con suelos ligeros y poca humedad, la profundidad de siembra es de 7 a 9 cm.
Si el terreno es ligero y mullido la profundidad de siembra es mayor, al contrario que ocurre si el suelo es pesado.
El adelanto de la siembra reduce el volumen total de agua percolada al incrementarse el periodo de coincidencia de lluvia con el cultivo ya establecido.
Las plantas que proceden de siembras superficiales germinan y florecen antes que las procedentes de siembras profundas.

Riego.

Se trata de una planta que aprovecha el agua de forma mucho más eficiente en condiciones de escasez.
Su sistema radicular extrae el agua del suelo a una profundidad a la que otras especies no pueden acceder.
El girasol adapta muy bien su superficie foliar a la disponibilidad de agua en el medio.
Es un cultivo de secano, pero responde muy bien al riego incrementando el rendimiento final.

Abonado.

Debido a la elevada capacidad del sistema radicular del girasol para extraer nutrientes, este no es muy exigente en cuanto a abonado.
Las dosis de abono se ajustarán en función de los elementos nutritivos del suelo y del régimen de precipitaciones y de riegos.
La absorción de nutrientes se concentra en los primeros estadios de desarrollo de la planta.
Es un cultivo muy sensible a la toxicidad por aluminio, dificultando su desarrollo radicular y como consecuencia en la parte aérea aparecen síntomas de estrés hídrico o carencia de otros nutrientes como fósforo o magnesio.

Más información sobre el humus de lombriz.

-Nitrógeno.

El déficit de nitrógeno es una de las causas del descenso de los rendimientos en el cultivo del girasol.
Es un elemento necesario para el crecimiento, diferenciación y desarrollo de sus órganos.
El síntoma de su deficiencia es una clorosis general en cualquier fase de su desarrollo, afectando de igual modo a hojas tanto jóvenes como viejas.
El exceso de nitrógeno reduce de forma sustancial el aceite de la semilla, pero sin embargo incrementa el contenido en proteínas.

-Fósforo.

Durante la floración las necesidades de fósforo son máximas.
El déficit de fósforo repercute directamente tanto en las primeras fases de desarrollo del cultivo como en la formación y llenado de los aquenios.
Los síntomas de deficiencia se manifiestan por una reducción del crecimiento y necrosis en las hojas más bajas.

-Potasio.

El girasol es una planta que consume elevadas cantidades de potasio, sobre todo antes de la floración.
El potasio actúa como regulador en la asimilación, transformación y equilibrio interno de la planta, contribuyendo de forma activa a su resistencia frente a la sequía.
Los síntomas de carencia se presentan a en las hojas más bajas, mostrando un color amarillo con manchas necróticas. Aquí tienes una receta para hacer abono casero ecológico rico en potasio

-Boro.

Este micronutriente es esencial para la división celular de los ápices radiculares, por tanto su deficiencia afecta al desarrollo de las raíces.
Los síntomas de deficiencia aparecen en la época de floración, ya que el capítulo se deforma y las hojas superiores se vuelven quebradizas, malformadas y necróticas con un color bronceado.

-Molibdeno.

La carencia de molibdeno aparece en los primeros estadios de desarrollo, mostrando las hojas más viejas una clorosis con una apariencia abarquillada.

Aquí puedes ver algunos síntomas de carencia de nutrientes

Recuerda:

La buena elección de rotaciones de cultivos disminuye la probabilidad de plagas y enfermedades

 

infoagro

Recibe gratis el boletín semanal de ECO agricultor
.

2 respuestas a El cultivo del girasol

  1. después de leer estas informaciones tan interesante.
    quisiera saber el ciclo para cosechar el girasol.
    se despide .Elieser Rosario

  2. Exelente m ayudo gracias

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *


uno × 6 =

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>