Los 12 aditivos alimentarios más perjudiciales para la salud

Publicado en Blog, Nutrición | Sin Comentarios »

aditivos salud


Aunque en teoría todo producto alimentario debe ser inocuo para la salud, esto es sólo eso: teoría. Las estanterías de los supermercados o tiendas de alimentación están repletas de productos alimentarios que distan mucho de ser inocuos para nuestra salud. Estos productos están repletos de ingredientes sintéticos agregados para lograr diferentes fines: modificar su color, su aroma, su textura, que duren más tiempo, etc.

Solamente teniendo en cuenta los aditivos, en nuestra comida hay más de 10.000. Y por desgracia para nosotros, muchos de ellos son perjudiciales para nuestra salud, tal y como indica The Environmental Working Group (EWG), que ha elaborado esta lista con los 12 más perjudiciales.

Además, es importante mencionar que en muchas ocasiones se añaden, de forma intencionada, agentes químicos que tienen acción activadora del apetito los cuales hacen comer mayores cantidades.

.

Los 12 aditivos alimentarios más perjudiciales para nuestra salud

1.- Nitratos y nitritos: son agentes que se utilizan como colorantes, savorizantes y para alargar la vida útil del producto. Se añaden a  productos cárnicos. Los nitritos, que se pueden formar a partir de nitratos, reaccionan de forma natural ante unas proteínas llamadas aminas. Esta reacción puede provocar la formación de nitrosaminas, las cuales tienen acción carcinógena. Los nitritos se han asociado al cáncer de estómago, esófago, cerebro y del tiroides. Si compras productos de este tipo, lee bien las etiquetas para que no contengan nitratos ni nitritos.

2.- Bromato de potasio: es un agente que se usa en panes y otros productos de panadería para ayudar a subir la masa durante el horneado. Está listado como carcinógeno y prohibído en algunos países. Puede causar diferentes tipos de tumores, toxicidad en los riñones y daña el ADN.

3.- Propilparabeno: el parabeno es un disruptor endocrino, es decir, causa daños muy graves en nuestras hormonas. Hay estudios en ratas que mostraban un descenso del esperma y de testosterona. El propilparabeno actúa en nuestro cuerpo como un estrógeno sintético. Es capaz de alterar la experisión de los genes incluyendo aquellos de las células del cáncer de mama. De hecho, el propilparabeno  acelera el crecimiento de las células tumorales de las mamas. También está asociado a la infertilidad en mujeres. El propilparabeno se utiliza en tortillas, magdalenas o muffins, productos lácteos, bebidas, etc. Lee la etiqueta y evita los productos que lo contengan.

4.- Butirato de hidroxianisol: aunque está clasificado como un posible carcinógeno por la agencia internacional del cáncer. En estudios en animales ha causado diferentes tipos de tumores. Además en Europa está clasificado como un disruptor endocrino. Es capaz de bajar los niveles de testosterona y de la hormona tiroidea tiroxina. Afecta perjudicialmente al esperma y a los órganos reproductores. Este agente se encuentra en patatas fritas y en carnes. También se usa para saborizar cualquier producto. De nuevo, lee la etiqueta.

5.- Butilato hidroxitolueno: se añade a los alimentos por su efecto preservador sobre éstos. Estudios llevados a cabo con este agente han concluido que causa tumores, en concreto las ratas a las que se suministró este agente desarrollaron cáncer de pulmón y de hígado. Además causa cambios en la hormona tiroidea, siendo otro disruptor endocrino. También perjudica la corrdinación.

6.- Propilgalato: se utiliza como conservante en productos que contienen grasas. Un estudio del programa nacional de toxicología de EEUU lo asocia con tumores en ratas. También se sospecha que puede actuar como disruptor endocrino por su actividad estrógena.

7.- Teobromina: es un alcaloide que se encuentra de forma natural en el cacao con un efecto similar a la cafeína. Se utiliza en multitud de productos incluyendo el pan, cereales y bebidas deportivas. Los animales expuestos a este alcaloide tuvieron alteración del aparato reproductor y problemas del desarrollo.

8.- Saborizantes:  se suele detallar en la etiqueta o bien como saborizante o como sabor natural. Están en más de 80.000 productos alimentarios. En ocasiones, las mezclas de los saborizantes son muy complejas y un solo producto puede llegar a contener hasta 100 agentes diferentes. Puede que te sorprendas al saber que el sabor natural que vemos en la etiqueta contiene agentes químicos sintéticos como propilenoglicol o BHA. Los extractos de sabores en muchas ocasiones provienen de transgénicos.

9.- Colorantes artificiales: se utilizan para hacer más atractivos visualmente a los productos. No añaden ningún valor nutricional. Las alarmas saltaron cuando se analizaron y se comprobó que, por ejemplo, los colores caramelo contenían contaminantes muy dañinos que pueden causar tumores. También pueden estar contaminados por furanos, asociados con cáncer. También hay estudios sobre cómo afectan los colorantes artificiales al comportamiento de los niños, pudiéndose observar que la mezcla de estos agentes se asociada la hiperactividad y a la falta de atención.

10.- Diacetilo: se utilizar para dar sabor a las palomitas con mantequilla de microondas. Está asociado con daños severos e irreversibles en los pulmones, en concreco con bronquiolitis obliterante, que produce una inflamación crónica de las vías respiratorias. El diacetilo se usa también en yogures y quesos.

11.- Fosfatos: son unos de los aditivos más utilizados. Están en más de 20.000 productos alimenticios. Para personas con problemas de riñones pueden resultar muy perjudiciales, estando asociados a problemas cardiovascuales y muerte. Otro estudio llevado a cabo durante 15 años mostró una asociación directa entre los fosfatos y los daños graves en el corazón.

12.- Aluminio: El aluminio se acumula en nuestro cuerpo principalmente en los huesos. El aluminio se usa en la industria alimentaria como estabilizador. Animales expuestos a aluminio sufrieron cambios neurológicos como alteraciones del comportamiento, dificultades en el aprendizaje o en la respuesta motora.

Todos estos aditivos están en muchos de los productos elaborados y procesados. Reduce el consumo de este tipo de productos e incorpora a tu dieta habitual más productos frescos, ecológicos y locales.

Síguenos a través de TwitterGoogle +PinterestFacebook y recibe gratis el boletín semanal

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *