Compostar y aplicar el compost en el huerto

Publicado en Agricultura Ecológica, Blog | Sin Comentarios »

compost ecologico


El compost es una herramienta y básica en la agricultura ecológica. Dado que la descomposición en el suelo puede ser muy lenta y requeriría grandes cantidades de nitrógeno, la fermentación que se lleva a cabo en la pila del compost es imprescindible para obtener un abono de calidad que nos sea útil. En el compost se producen una serie de procesos de fermentación que transforman las complejas sustancias orgánicas e inorgánicas en sustancias simples que, de esta manera, ya pueden ser absorbidas y utilizadas por las plantas.  Aunque la fermentación la transformación no debe ser total, porque la función del compost es conferir al suelo una fertilidad duradera en el tiempo para que haya una reserva de nutrientes a disposición de las plantas para que éstas las usen según necesitan.  Por este motivo, la última transformación del compost ha de suceder en el propio suelo.

Algunos datos de interés sobre la aplicación del compost en la huerta ecológica:

* Los residuos más grandes (como lo restos de poda), se mezclan con hierbas y hojas antes de triturarlos mecánicamente, sino el compost tendrá una composición poco uniforme e incompleto.

* La pila de compost no debe estar sobre ninguna superficie especial, lo mejor es ponerla directamente en el suelo para que la microflora superficial pueda ascender y moverse libremente.

* La acumulación de compost no debe ser demasiado grande, en caso de ser así en su interior no se fermentará correctamente.

* Es importante movilizarlo y recolocar los materiales más deshechos con los que están más procesados, dejando en el interior los menos deshechos para favorecer su fermentación y para poder obtener al final un compost uniforme.

* Si la pila está al aire libre se puede proteger de la lluvia con una lona para ayudar a mantener el calor y la humedad necesarios para la fermentación al mismo tiempo que permitimos que el aire circule adecuadamente.

* Es mejor hacer un montón de una sola vez y dejar ese mismo montón que vaya pasando por todo el proceso sin añadir más deshechos nuevos, así no se retrasa ni dificulta el proceso. Por eso a algunos hortelanos les resulta más beneficioso ir haciendo pequeños montones de compost en lugar de uno solo y grande.

* Forma los diferentes estratos con el mismo grosor y espesor cuando alternes los distintos materiales

* Los residuos secos como heno, paja, etc., se deben regar moderaddamente, los más eicos en humedad y los de menor tamaño como la hierba recién cortada, restos de hortalizas, etc. se pondrán con materiales grandes como ramitas, virutas o incluso con serrín.

* Si la pila está demasiado húmeda y compacta va a dificultar la circulación del oxígeno y crecerán bacterias anaeróbicas y moho, provocando la putrefacción del compost. Esto no se podrá utilizar en las plantas.

* En general la humedad óptima debe rondar entre el 50 y el 60%. También lo podemos comprobar más rudimentariamente: si apretamos la pila y no sale agua no nos debemos preocupar de daños por un exceso de agua.

* Durante la fermentación la temperatura se eleva, pudiendo incluso llegar a los 60ºC, una temperatura que produce la eliminación de patógenos, larvas, insectos, etc.

* Es importante usar un termómetro para conocer la temperatura exacta y seguir su desarrollo. Las mediciones se deben realizar en distintos puntos del montón.

.

Únete a otros hortelanos que ya están disfrutando de sus huertos ecológicos con la ayuda de nuestro libro “Huertos urbanos y macetohuertos” en el que encuentras mucha información útil sobre horticultura ecológica urbana, ¡consíguelo ahora!.

.

* Debemos seguir de cerca la evolución de la fermentación: comprimiremos la masa si la fermentación es demasiado activa, o por el contrario, la airearemos si le cuesta realizar la fermentación. Recuerda regar sólo cuando falte humedad y de eliminarla cuando haya exceso.

* El tiempo total en el que obtendremos el compost puede variar, pero en general, será de unos tres mese en los mese calurosos y de unos seis meses en los meses más fríos.

* El compost se utiliza en distintos grados de fermentación: como sustituto del estiércol, especialmente cuando buscamos una fertilidad que dure más tiempo en la tierra, ya que los nutrientes se irán incorporando a la tierra de forma gradual, usaremos un compost que no tenga una descomposición muy avanzada.  Por otra parte, usaremos un compost fermentado totalmente cuando vayamos a abonar la tierra antes de la siembra o el trasplante, ya que, será absorbido por la tierra muy pronto y los nutrientes estarán disponibles para las plantas.

* Si tenemos la pila de compost expuesta al sol se facilita el proceso de fermentación, vigila que no suba en exceso la temperatura.

* Se puede añadir al compost polvo de minerales, así se mejora las propiedades de éste.

* El compost que no utilices guárdalo en sacos de plástico biodegradable y así se conservará en buenas condiciones.

Cuando comienza a bajar la temperatura (otoño-invierno) si extendemos el compost sobre la tierra y después añadimos una capa de paja, hojas, etc. éste ejercerá un efecto térmico y protegerá las raíces.

A modo orientativo, se pueden necesitar unos 5 kg de compost al año por metro cuadrado, y cuando vamos a extender el compost antes debemos airear un poco la tierra y la capa de éste no debe superar los 4 cm de ancho.

Síguenos a través de TwitterGoogle +Pinterest, Facebook y recibe gratis el boletín semanal

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *