Cómo cultivar guisantes ecológicos en el huerto

Publicado en Agricultura Ecológica, Blog | Sin Comentarios »

cultivar guisantes

Cultivar guisantes en tu huerto ecológico puede aumentar la biodiversidad de plantas cultivadas de éste y además esta planta hortícola tiene la característica (igual que otras leguminosas) de ayudar a fijar el nitrógeno en la tierra, por lo tanto, se la considera un mejorante del suelo. Es por esto que su cultivo está recomendado también para favorecer la fertilidad de la tierra, algo vital para tener plantas sanas, vigorosas y con buenas cosechas.

El guisante, también llamado chícharo o arveja, es la semilla de la planta anual Pisum sativum perteneciente a la familia botánica Leguminosae. Los guisantes son plantas trepadoras que podemos encontrar principalmente en tres variedades: de enrame, de medio enrame y enanas. Los guisantes están contenidos en las vainas y éstas pueden portar entre 4 y 10 unidades.

Podemos consumir las arvejas o guisante frescos y secos. Con los guisantes secos se elabora la harina de guisantes. Los guisantes o arvejas frescos se pueden preparar en conserva o congelarse.

Esta legumbre es muy nutritiva y deberíamos incluirla en nuestra dieta habitual, te invito a leer sobre los beneficios y propiedades de los guisantes para que sepas porqué.

.

Cómo cultivar arvejas o guisantes ecológicos en el huerto

cultivar arvejasSiembra: por siembra directa a una profundidad no superior a 5 cm y dependiendo de la zona geográfica, el cultivo del guisante se puede empezar a realizar en el otoño y se puede dejar de sembrar en primavera. Si tu zona tiene inviernos con heladas, te recomiendo que empieces a sembrar guisantes cuando haya pasado el peligro de heladas, al final de invierno. Si por el contrario la zona en la que vives tiene inviernos más suaves, empieza a cultivar arvejas a partir de octubre o enero.

Los guisantes pueden ser un buen cultivo para añadir a tu huerto urbano o en macetas, ya que, no requieren de grandes espacios para ser cultivados.

Sustrato: las arvejas prefieren los suelos ligeros y con la tierra bien mullida, que no se apelmacen. Con pH entre 6 y 6.5 salen muy bien. Los guisantes no requieren suelos excesivamente profundos. Es un cultivo poco exigente en cuanto a requerimientos de materia orgánica. Pero si el suelo en el que los vamos a cultivar es pobre, podemos añadir varios días antes humus de lombriz o compost.

Clima: normalmente los guisantes o chícharos prefieren los climas templados y con cierta humedad. Sus temperaturas óptimas rondan entre los 15 a los 22 ºC. Con temperaturas por debajo de los 8ºC la planta deja de crecer y para su desarrollo.

Luz: les gusta estar a pleno sol, aunque en semisombra podrían ser cultivados pero su rendimiento será más bajo.

Lee más artículos sobre huerto ecológico

Riegos: aunque durante el cultivo de los guisantes debemos mantener cierto grado de humedad en la tierra, si nos pasamos con el agua las semillas se pudren. Utiliza el riego con goteo para ir aportando agua poco a poco a lo largo del día y la noche y en cantidades moderadas. Durante el periodo de floración y de desarrollo de las vainas las plantas necesitan mayor aporte de agua.

Tutorado: durante el crecimiento del guisante necesitaremos ir tutorando las plantas. Esta labor se lleva a cabo para favorecer la exposición de la planta a la luz solar, para que se airee correctamente y para que las vainas puedan desarrollarse de manera adecuada. Mira cómo puedes tutorar plantas.

Plagas y enfermedades: durante el cultivo de los chícharos pueden surgir plagas como el pulgón, trips y la polilla del guisante. En cuanto a enfermedades, el oídio y la antracnosis también son relativamente frecuentes en este tipo de cultivo.

Cosecha: dependiendo de la variedad que cultives y de las condiciones que la planta haya tenido durante el cultivo, podemos empezar a cosechar las arvejas o chicharos a partir de los 100 días. Aunque hay variedades que pueden demorarse otros 40 ó 50 días más.

Para saber que tus guisantes o arvejas están listos para cosechar, sólo tienes que palpar las vainas con delicadeza y notar los bultos de los guisantes formados.

Únete a otros hortelanos que ya están disfrutando de sus huertos ecológicos con la ayuda de nuestro libro “Huertos urbanos y macetohuertos” en el que encuentras mucha información útil sobre horticultura ecológica urbana, ¡consíguelo ahora!.

.

.


.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *