Cómo cultivar un peral en el huerto urbano

Publicado en Agricultura Ecológica, Blog | 1 Comentario »

cultivar peral

Cultivar un peral u otros árboles frutales en el huerto urbano ecológico puede ser algo sencillo y gratificante con estos consejos prácticos que te proporcionamos desde ECOagricultor para que te animes a cultivar en casa un peral en maceta.

Si en otro artículo te contábamos cómo cultivar un limonero en maceta, ahora te ofrecemos una pequeña guía para cultivar en casa un peral y sus labores de mantenimiento.

El peral, Pyrus communis, es un árbol de hoja caduca que tiene su origen en Eurasia y pertenece a la familia botánica de las Rosáceas.

Existen diferentes variedades de perales, te recomiendo que optes por una de las variedades enanas (no crecen más de metro y medio de alto) porque las hacen mucho más manejables para el huerto urbano, especialmente si cultivas en terraza, balcón o un patio.

Por suerte, cada vez hay más huertos urbanos que se utilizan como herramienta para la integración social y para llenar de vida espacios abandonados y no sólo se ciñen al cultivo de hortalizas, también se incluyen el cultivo de frutales como el peral, que es un cultivo relativamente fácil incluso para hortelanas/os principiantes.

.

Cómo cultivar un peral en el huerto urbano ecológico

peral huerto urbanoReproducción del peral: la multiplicación de este árbol frutal se hace por injerto de yema o escudete, preferentemente en el otoño.

Trasplante: se puede realizar en primavera, verano y comienzos del otoño. La forma más común y sencilla de empezar con el cultivo del peral es adquiriendo un plantón que posteriormente trasplantaremos. El día antes del trasplante, prepara la maceta en la que plantarás tu peral con el sustrato y riega de manera generosa. Al día siguiente, preferiblemente a última hora de la tarde, realiza el trasplante.

Sustrato: importante que tenga buen drenaje y esté algo suelto, sin apelmazar. Además debemos proveer a nuestro peral con un sustrato rico en materia orgánica, por lo tanto, en nuestro macetón o container incluiremos una primera capa con algunas piedras grandes, una segunda capa de arena y posteriormente rellenamos con una mezcla de tierra orgánica y humus de lombriz o bien compost. Además podemos añadir el acolchado o mulch para favorecer la humedad y la fertilidad de la tierra.

Maceta o container: utiliza macetones con una profundiad de 70 cm y con un ancho de unos 50 cm.

Clima: hay muchas variedades de perales que crecen mejor en climas templados pero hay diferentes variedades adaptadas muy bien a climas más fríos que pueden aguantar heladas y temperaturas de -10 ºC sin dañarse durante el invierno, pero durante la floración el peral es más vulnerable a las bajas temperaturas.

Luz: este árbol frutal necesita tener una buena exposición al sol directo. Cuantas más horas de sol reciba mejor resultado obtendremos.

Riego: para el cultivo del peral es importante mantener un riego regular porque no lleva bien el estrés hídrico. Los riegos deberán intensificarse durante la primavera y verano para favorecer la formación de los frutos y mantener el árbol convenientemente hidratado con cierta humedad en la tierra.

Polinización del peral: como no es un árbol frutal autopolinizante seguro, necesita la polinización cruzada para que haya fecundación de las flores y cuaje la fructificación. Esto quiere decir que necesitarás dos perales para asegurarte la polinización de las flores.

Floración: normalmente, en los meses de marzo y abril del segundo año ya ha florecido el peral, aunque algunos pueden florecer desde el primer año. Cuando veas florecer al peral verás porque éste árbol frutal se utiliza en algunos jardines como planta ornamental. Sus flores son muy bellas.

Plagas y enfermedades del peral: enfermedades del peral causadas por hongos, como roya, puede ser común que aparezcan durante el cultivo de este frutal. En cuanto a plagas, las más comunes son los ácaros como la araña roja y el pulgón. También te recomiendo usar la tierra de diatomeas porque es útil para prevenir y combatir plagas y enfermedades y fertilizar la tierra de cultivo.

Cosecha: dependiendo de la variedad de peral, éste puede dar sus frutos en primavera, verano, otoño o invierno con suerte desde el primer año, pero no obstante, puede tardar 2 ó 3 años en dar peras tras su cultivo.

.

Lee más artículos sobre huerto ecológico

.

Labores de mantenimiento durante el cultivo del peral

Es importante proteger a este árbol frutal del viento, de las heladas y granizo. Especialmente en invierno, ubica el peral en una zona fuera de corrientes porque éstas pueden dañar gravemente las ramas. Con este sencillo macerado casero puedes prevenir los daños por heladas.

Al principio el peral necesita una guía a la que sujetarse para que su crecimiento sea adecuado.

Abonar el peral una vez al año, preferentemente al comienzo de la primavera, es una de las principales labores de mantenimiento. Lee más sobre la fertilización.

Otra labor de mantenimiento que se suele hacer en verano e invierno es retirar (podar) las ramas para acortarlas un poco y estimular la formación de yemas, favorecer la aireación y la iluminación y equilibrar el crecimiento del árbol. Para la poda del peral, aquí tienes un manual muy completo y didáctico sobre la poda de frutales.

Si le das al peral un mínimo de cuidados, vas a tener árbol frutal para toda tu vida, ya que, los perales son muy longevos y pueden vivir más de 150 años.

Únete a otros hortelanos que ya están disfrutando de sus huertos ecológicos con la ayuda de nuestro libro “Huertos urbanos y macetohuertos” en el que encuentras mucha información útil sobre horticultura ecológica urbana, ¡consíguelo ahora!.

1 respuesta a Cómo cultivar un peral en el huerto urbano

  1. La información que nos ofrece la revista es excelente, para los que estamos inician huertos urbanos, cometemos menos errores en el cuido de las plantas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *