Cultivo de arándanos en macetas y en el campo

Publicado en Agricultura Ecológica, Blog | Sin Comentarios »

cultivo arandanos

Cultivar arándanos en maceta en el huerto urbano o directamente en la tierra en el huerto en el campo no tiene porqué ser complicado. Simplemente ten en cuenta algunos datos importantes que te damos en este artículo y en poco tiempo estarás degustando unos nutritivos arándanos ecológicos.

Lee sobre las propiedades de los arándanos para conocer sus beneficios para la salud. El arándano es una de las bayas incluidas en los llamados frutos del bosque.

El arándano, Vaccinium sp., es una planta arbustiva que crece muy bien en maceta, por lo que es un cultivo muy interesante para los hortelanos que tienen huertos urbanos y quieren añadir algún cultivo de bayas al de hortalizas que ya tienen. Por eso el arándano es un cultivo estupendo para huertos en terrazas, patios y pequeños espacios.

Los arándanos pertenecen a la familia botánica Ericáceas y son arbustos que pueden medir entre el medio metro y los seis metros de altura y pueden ser muy longevos, si proporcionas unos cuidados mínimos al arándano tienes planta para 50 años. Las bayas pueden ser de diferente color dependiendo de las diferentes variedades de arándanos, habiendo arándanos rojo, negros o morados.

Además de disfrutar de unas bayas muy nutritivas y saludables, verás que la planta del arándano es muy bonita e incluso se podría cultivar como una planta ornamental por lo vistosa que es.

Únete a otros hortelanos que ya están disfrutando de sus huertos ecológicos con la ayuda de nuestro libro “Huertos urbanos y macetohuertos” en el que encuentras mucha información útil sobre horticultura ecológica urbana, ¡consíguelo ahora!.

.

Cultivo de arándanos en el huerto ecológico

plantar arandanosSiembra y trasplante: lo más conveniente y sencillo es trasplantar una planta con cepellón y empezar a partir de ahí. Se pueden encontrar plantas ecológicas en viveros.

Clima: esta planta puede aguantar bien las bajas temperaturas (incluso más allá de -20 ºC), mientras que las temperaturas altas por encima de los 30 ºC pueden causar quemaduras en las hojas y frutos arrugados.

Viento: el arándano es una planta que puede sufrir daños por viento, tanto en los frutos como en las ramas. Procura evitar ubicar tus plantas en una zona con corrientes fuertes de viento. El viento también puede dificultar la floración, posterior polinización de las flores y la caída de las bayas.

Luz: prefiere tener exposición directa al sol y su rendimiento es mayor, aunque puede adaptarse a zonas con semisombra.

Sustrato: debe tener un suelo con buen aporte de materia orgánica, buen drenaje para evitar la acumulación de agua, debe ser ligero y sin apelmazamientos y con pH entre 5.5 y 4.5. Con aportar abono o humus de lombriz una vez al año es suficiente para cubrir las necesidades de la planta.

Riego: el arándano es un cultivo que requiere de riegos regulares que mantengan la tierra con un buen grado de humedad. Es una planta susceptible a la sequía y puede condicionar el tamaño de los frutos, siendo más pequeños si la planta no ha recibido suficiente agua o si ha tenido varios intervalos de sequía y riego. Es recomendable poner algún acolchado para que ayuda a mantener esta humedad en el suelo.

Maceta o container: si cultivas el arándano en un huerto urbano, la maceta o recipiente donde crezca debe tener entre 40 y 50 cm de profundidad y 1 m² aproximadamente entre planta y planta.

Poda: durante el invierno es preferible retirar algunas de las ramas que ya tienen 4 ó 5 años y así favorecemos la renovación de las ramas que darán mejores frutos y la producción es más regular.

Plagas y enfermedades: la planta del arándano es muy rústica en este sentido. No es común que tenga plagas y no deberíamos tener mucho trabajo en este sentido. No obstante, debemos prestar atención a ciertas plagas como la cochinilla, nematodos o pulgones. En cuanto a enfermedades, estas plantas pueden sufrir botritis o podredumbre, especialmente si la primavera es lluviosa y calurosa.

Cosecha: en cuanto que el arándano alcanza su color característico entre azulado y morado, ya puedes cosecharlos. En general, desde el periodo de floración del segundo año de vida de la planta hasta la formación de la baya pueden transcurrir entre 60 y 90 días. Notarás que cada año aumenta la productividad y que cosechas más bayas.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *