Datos importantes sobre los bosques en España

Publicado en Blog, Medio Ambiente | 1 Comentario »

bosque alimentos

Los montes proporcionan una gran variedad de servicios ecológicos, sirven de hábitat para las especies de plantas y animales, ayudan a proteger los recursos hídricos y del suelo, contribuyen a la lucha contra el cambio climático, y ocupan el 55% de la superficie geográfica española. Asimismo, los montes son un factor económico importante como proveedores de madera y otros productos forestales, y por su papel en la diversificación de las economías en las zonas rurales.

Se estima que en el mundo hay en torno a 4.000 millones de hectáreas (M ha) de bosque, que cubren el 31% de las tierras emergidas. Esto equivale a una superficie de bosque per cápita de 0,6 hectáreas distribuidas desigualmente, ya que sólo seis países albergan más del 60% de la superficie de bosque del planeta: Rusia, China, Estados Unidos, Canadá y Brasil (según datos de la Evaluación de los Recursos Forestales Mundiales realizada por FAO en 2010).

La superficie forestal de la UE-28 es de 179,4 M ha que cubren el 39,9% de su territorio. Tal y como muestra el siguiente gráfico, España con 27,7 M ha que ocupan el 54,8% de su territorio, es el segundo país con mayor superficie forestal sólo por detrás de Suecia y el cuarto en cuanto a ocupación forestal respecto a su territorio, superado por Suecia, Finlandia (ambos con un 69%) y Eslovenia (63%).

Desagregando los datos por superficie de bosque o arbolada, la UE-28 tiene 159,1 M ha que suponen en torno al 5% de los bosques mundiales y cubren el 35,4% del territorio y una superficie de bosque per cápita de 0,3 hectáreas. España tiene la tercera mayor extensión de superficie arbolada de la UE con 18,4 M ha equivalentes al 36,3% del territorio nacional y una superficie de bosque per cápita de 0,4hectáreas. Por otro lado, la superficie desarbolada de España es de 9,3 M ha de las 20,3 M ha de la UE-28, es decir, casi la mitad de los matorrales y pastizales europeos se sitúan en nuestro país, cubriendo el 18,5% de la superficie nacional. Los países que figuran el siguiente gráfico representan más del 60% de la superficie forestal total de la UE.

situacion forestal españa grafica

España es un territorio relativamente pequeño en términos de patrones generales de Distribución de especies vegetales, sin embargo, existen cuatro regiones biogeográficas que confieren a su vegetación algunas particularidades: la atlántica (“España húmeda”), la Mediterránea, la Macaronésica, a la que pertenecen las Islas Canarias, y la Alpina (Pirineos). Según muestra la figura siguiente, los bosques se distribuyen a lo largo del territorio nacional de forma desigual, mientras que en Castilla y León, Andalucía y Castilla La Mancha se sitúan las mayores extensiones con casi 3 M ha cada una, en términos relativos el País Vasco y Cataluña muestran mayor cobertura de bosque, superiores al 50%, frente a Murcia o Canarias donde la superficie arbolada cubre el 27% y 18% de su superficie respectivamente.


situacion forestal españa mapa

 

La superficie arbolada, según la composición de grupos de especies, se clasifica en frondosas o coníferas cuando el porcentaje de ocupación en la masa es superior o igual al 70%, tanto si se trata de una especie como de varias. En otro caso, se considera mixto.

situacion forestal en españa mapa distribucion

En España las frondosas representan el 55% del total arbolado, en algunas CCAA como Extremadura y Cantabria suponen más del 90% de la superficie arbolada, mientras que las coníferas predominan en la zona este, en Murcia suponen el 92% de su área bosque. Las mayores extensiones mixtas, por su parte, se dan en la zona pirenaica, Galicia y Cataluña. Atendiendo a los tipos de especies, el 60% de la superficie de bosque española lo componen formaciones arboladas con una especie dominante; es decir, que el porcentaje de ocupación de una única especie en la masa forestal es superior o igual al 70%, o bien ninguna de las especies acompañantes alcanza el 30% de ocupación.

Sin embargo, también existe una enorme diversidad en los montes españoles, que se muestra tanto en la cantidad de especies presentes como en la variedad de sus formaciones arboladas. Según el Inventario Forestal Nacional, algo más del 80% de los bosques se componen de dos o más especies de árboles. La formación más extensa es el encinar con el 15,3% de la superficie arbolada, unas 2,8 M ha, seguida por las dehesas (en su mayor parte encinares), formaciones agrosilvopastorales ejemplo del manejo secular de los montes españoles por parte del hombre, con 2,4 M ha, y el pino carrasco con 2 M ha.

.

Principales impactos sobre estructura y distribución de los bosques

 Incendios: El fuego, que de manera natural es un elemento regulador de la biodiversidad en las comunidades vegetales, e imprescindible en ciertos ecosistemas, sin embargo, también produce impactos negativos como eliminación de la cobertura vegetal, el desplazamiento de la fauna, el aumento de la erosión y la desertificación. En España los incendios son una de las principales amenazas para la mayoría de los ecosistemas forestales, caracteriza dos en su mayor parte, por el clima mediterráneo con sequías estivales y altas temperaturas que, junto al viento, condicionan una elevada sequedad en la vegetación y alto riesgo de propagación. En el periodo 2003-2013 hubo un promedio de 5.534 incendios forestales al año que afectaron a una superficie media anual de 120.453 hectáreas de las que 66% era superficie desarbolada, a pesar de suponer sólo un tercio de la superficie forestal, y el 34% arbolada. Es un fenómeno muy dependiente de la meteorología: en períodos de sequía severa como en 2005 y 2012 se observa un claro aumento de la superficie afectada. Por otro lado, el 96% de los siniestros están causados por actividades humanas (negligencias y accidentes o intencionados).

 Usos del suelo: Los bosques españoles muestran desde el comienzo de los Inventarios Forestales Nacionales en 1964 un notable incremento en su superficie, resultado de la combinación de distintos factores entre los que destacan las políticas de reforestación y la transformación de la sociedad rural desde mitad del siglo XX (abandono del medio rural, intensificación de la agricultura y envejecimiento de la población) que se han traducido en una menor presión para los bosques, permitiendo su regeneración y expansión. Así, la superficie del bosque y su evolución tiene que ser analizada junto con el resto de usos de suelo. Analizando la evolución de los últimos diez años disponibles (2002-2011), se observa que en España la superficie forestal aumentó un 14,9% mientras que disminuye en igual proporción la superficie destinada a pastos (eriales, pastizales y prados naturales). Asimismo, aumenta un 5,4% la superficie que no es agraria ni forestal y disminuye un 4,8% las tierras de cultivos (datos MAGRAMA, Anuario Estadística 2012).

 Erosión: La erosión edáfica es uno de los factores determinantes del avance de la desertificación en España y constituye un problema ambiental especialmente relevante en el área mediterránea, con el consecuente impacto sobre las masas forestales. Los períodos largos de sequía, característicos de España, aumentan la vulnerabilidad del suelo a la erosión. El 31% de la superficie erosionable está afectada por un nivel de erosión media y alta.

 Salud de los montes: La sanidad forestal consiste en el mantenimiento de un adecuado equilibrio dinámico y sostenible de los sistemas forestales. Un indicador básico de la salud de los bosques es el grado de defoliación. En 2013, el 83,4% de los árboles españoles tuvieron un aspecto saludable, es decir, presentaron una defoliación aparente <25% respecto a un árbol con su copa completa, mostrando una tendencia estable en el periodo 2000-2013 (promedio 83,7%). A su vez, los árboles dañados (defoliación >25%) representan en 2013 el 14,2% (2011, UE: 24,2%), cifra cercana al promedio de estos años (14,3%). Las principales causas de daños en árboles afectados con defoliación >25% fueron abióticos 35% (sequía, viento…), insectos 27%, y hongos 9% (media 2005-2013).

.

 ¿De quién en el monte?

Los montes, según su titularidad, pueden ser públicos (Estado, CCAA, Entidades Locales y otras entidades de derecho público) o privados (personas físicas o jurídicas de derecho privado, ya sea individualmente o en régimen de copropiedad, y los montes vecinales en mano común). A su vez, los montes públicos pueden ser de Dominio Público, entre ellos los comunales y los que figuran en el Catálogo de Montes de Utilidad Pública por ser esenciales para la protección del suelo frente a la erosión, por evitar o reducir desprendimientos, por estar situados en cabeceras de cuencas hidrográficas, etc. o ser patrimoniales. Cerca del 70% de los montes españoles son privados (19,3 M ha) y aproximadamente el 27% son públicos, principalmente propiedad de entidades locales. En la UE-27 el 40% de los montes son de titularidad pública, no obstante, éste es un dato caracterizado por la disparidad, ya que en los países del este y sudeste predomina la titularidad pública, mientras que en países como Portugal más del 90% son bosques privados.

 Puedes consultar el Diagnóstico del Sector Forestal Español

.

Síguenos a través de TwitterGoogle +Pinterest, Facebook y recibe gratis el boletín semanal

.

.

1 respuesta a Datos importantes sobre los bosques en España

  1. Jose a dicho en 12 mayo, 2017

    Aunque ya lo había leído en la publicación del ministerio de agricultura, me sigue pareciendo un artículo muy interesante para publicar en este sitio. Buena elección.

    Me gusta vuestro blog, siempre ponéis cosas interesantes.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *