Ejemplos prácticos de diseño permacultural (II)

Publicado en Agricultura Ecológica, Blog | 4 Comentarios »

permacultura

¿CÓMO EMPEZAR?

La preparación de camas para las hortalizas

Hay muchas formas y métodos para preparar las camas para nuestras hortalizas, varían también según la región y el clima. Para proteger el suelo intentamos abstenernos de la práctica de volteo o barbecho de los terrenos de cultivo. Con un buen entendimiento de los requerimientos de un suelo sano, podemos crear rápidamente un ambiente favorable para nuestras hortalizas, aplicando técnicas de labranza mínima y conservación. Aquí presentamos algunas formas y maneras de preparar una cama para verduras:

.

Camas de doble excavación

Una técnica de preparación y aflojamiento profundo del suelo sin voltearlo. Requiere un cierto esfuerzo, especialmente si uno no está acostumbrado al manejo de herramientas de mano. Permite crear rápidamente un suelo intacto y rico en nutrientes, con suficiente aireación para obtener desde el principio buenas cosechas. Es parte del método biointensivo del cultivo orgánico de alimentos, desarrollado y promovido por el Sr. John Jeavons. Solo es posible realizarlo en terrenos donde tenemos un suelo bastante profundo.

1. Se trazan los límites de la cama, conforme los contornos, si hay una pendiente ligera (formación de terrazas). En terrenos planos, podemos marcarlas del oriente hacia el occidente. El ancho de la cama debe ser igual a la distancia de los brazos extendidos de dos personas en los lados opuestos de la cama. De esta manera podemos llegar a todas partes de la cama para los trabajos de siembra, trasplante, deshierbe y cosecha. El ancho mide entre 80 cm y 1.50 m, el largo de la cama puede variar.

2. Deshierbamos el sitio y aflojamos la tierra con un bieldo, a una profundidad de 10 a 15 cm. Encima de la tierra se extiende una capa de 10cm de composta madura o estiércol de caballo seco.

3. En un extremo de la cama se abre una zanja, de 30 cm de ancho y lo mismo de profundidad. La tierra obtenida se coloca en una carretilla, o bien en el otro extremo de la cama.

4. Abajo de la zanja recién cavada, se afloja el suelo a una profundidad de 30 cm si es posible; utilizamos para esto un bieldo o un pico, si el suelo es muy duro. Si la tierra en el fondo de la zanja esta formado por barro y arena, agrega otros 10 cm de abono orgánico y lo revolvemos con la tierra

5. Una vez terminada la primera zanja y con la tierra de abajo aflojada, se abre otra zanja del mismo tamaño, al lado de la primera. La tierra que obtenemos la colocamos en la primera zanja. También aflojamos a una profundidad de 30 cm la tierra abajo de ésta segunda zanja, removiéndola y añadiendo abono orgánico si es necesario.

6. Seguimos este procedimiento hasta llegar al otro extremo de la cama. En la última zanja echamos la tierra que obtuvimos excavando la primera.

7. Ahora emparejamos la cama con la pala, el rastrillo o un azadón. Los bordes no deben tener más que 45 grados de pendiente o las podemos reforzar con madera, troncos o piedras.

8. La capa superior de la cama la podemos enriquecer con otra capa de composta cernida con una malla, añadiendo una pequeña cantidad de ceniza, aplicamos arropes, p.ej. hojas, paja o pasto podado (de preferencia sin semillas)

.
.

Camas de arropes de cobertura (“mulcheada de cobertura”) o «El huerto instantáneo»

Una técnica muy popular en la permacultura, que implica poco trabajo físico, pero requiere una gran cantidad de materiales para implementarla con éxito. Con éste método crea condiciones optimas para que los insectos, lombrices, bacterias y microorganismos del suelo hagan el trabajo de aflojar el suelo, lo que requiere de un poco de tiempo, dependiendo de las condiciones de nuestro terreno.

Para realizar una cama de arropes se necesitan cantidades considerables de: cartón o papel de periódico, estiércol de vaca, caballo o gallina, basura orgánica, composta madura, tierra, paja….

1. Escoja un lugar para establecer su jardín de cultivo, cuanto más quelite y “mala hierba” (adventicias) tenga, mejor está el lugar. Se poda el pasto lo mas cerca del suelo, tumbando quelites o cortando hierbas altas para nivelar la superficie. Si el suelo está muy duro, podemos abrir la superficie un poco con un bieldo o un pico, para que la materia orgánica tenga mas facilidad de entrar al suelo

 2. Ahora se aplica en el área algo de estiercol (no aplicar demasiado, máximo 1cm) y otros proveedores de nitrógeno, también tantita cal (en suelos ácidos) o algo de ceniza así como cualquier suplemento mineral, que pueda necesitar la tierra (como fósforo)

3. Se cubre ahora todo el área con cartón, o papel de periódico, petates, ropa vieja de algodón, cualquier fibra orgánica puede servir. Lo que queremos lograr es impedir el nuevo crecimiento de las hierbas y quelites. El zacate se muere abajo de una capa gruesa y bien colocada de materia orgánica y se transforma en abono para nuestro jardín. Si en nuestra cama hay un ligero declive, se colocan los materiales de manera tal, que el agua pueda entrar lo más fácil al suelo. Conviene mojar los cartones y periódicos antes de colocarlas, porque así se acomodan mejor al suelo

4. La capa siguiente puede ser cualquier desperdicio de comida o composta que esté a mano, fresco y recién salido de la cocina. (No apliquemos restos de carne, ya que pueden atraer animales a nuestra huerta…)(10cm).

5. Ahora tenemos que cubrir todo con una buena capa de tierra orgánica y vegetal, como composta madura (15 cm) Para terminar la preparación de la cama ponemos una cobertura de paja (sin semillas) de 10cm

6. Para sembrar, hacemos con una espátula un hoyo atravesando todo el “colchón” orgánico y el cartón, lo llenamos con tierra negra y plantamos tanto semillas como plántulas jóvenes de nuestra preferencia: Lechuga, albahaca, tomate, alcachofa, papas y muchas plantas mas estarán encantadas.

Tierramor

.

Síguenos a través de TwitterGoogle +Pinterest, Facebook

Recibe gratis el boletín semanal de ECO agricultor
.

.

.
.

2 respuestas a Ejemplos prácticos de diseño permacultural (II)

  1. ¿El aglutinante de las fibras del cartón es biodegradable? ¿No lleva químicos peligrosos?

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *