El cultivo de puerro

Publicado en Blog, Maceto Huerto | 1 Comentario »

cultivopuerro

El puerro es una planta semejante a la cebolla, pero no produce bulbo y su parte inferior que es comestible, esta formada por un conjunto de hojas envainadas y apretadas. Las hojas de esta planta son muy parecidas a las de ajo, tiene un sabor suave, puede ser consumido crudo, cocido en sopas, se usa como condimento y también deshidratado

VARIEDADES:

Existen variedades de verano, otoño e invierno.

Las variedades de verano son muy sensibles al frío. Las variedades se diferencian en función de su período vegetativo, de su adaptación o preferencia por un clima determinado y por el mayor o menor grosor de la base de la planta.

CLIMA:

Similares a la cebolla, es menos sensible a la longitud del día solar. Requiere tiempo fresco a moderadamente frío durante el período que precede a la formación del bulbo, y temperaturas moderadamente altas durante el desarrollo, cosecha, en que conviene además un ambiente relativamente seco. Los requerimientos de temperatura óptima durante el cultivo son del rango de 15-21ºC.

SUELO:

En general, se puede cultivar en una amplia gama de suelos. El tipo ideal de suelo es de consistencia media, fácil de trabajar y que no ofrezca mucha resistencia al crecimiento en profundidad, a la vez que tenga una adecuada retención de humedad alrededor de las raíces de la planta. Debe ser fértil, con buen contenido de humus de lombriz. Los suelos muy compactos y arenosos faltos de cohesión, han de ser descartados. Este cultivo tolera poca acidez, crece mejor en suelos de reacción neutra o débilmente alcalina. La reacción óptima es un pH 6 a 6.8. Una excesiva acidez puede provocar la muerte de las plántulas, en las adultas da lugar a una coloración parcial de las puntas de las hojas.

NUTRIENTES:

Requiere de un adecuado aporte de nitrógeno, para estimular la vegetación y acelerar el crecimiento de la planta. Una fertilización foliar equilibrada permite obtener un desarrollo normal del cultivo.

SIEMBRA:

Un gramo de semilla contiene aproximadamente 360 semillas (semilla más pequeña que la semilla de cebolla). La germinación en terreno, con adecuadas condiciones, promedia un 75% o más de emergencia.

La siembra puede ser “directa” o “de almácigo y trasplante”. En general, se prefiere la siembra directa, atendiendo el hábito de crecimiento y el estado en que se consume el puerro. Las plantas requieren poco espacio sobre las líneas de cultivo y es más fácil lograr mayor densidad en hileras dobles (10 cms. de distancia) y pareadas a 25 cms. sobre una mesa de cultivo de 90 cms. de ancho, es decir, 4 hileras por mesa (un par de hileras dobles). En éste caso, la dosis por hectárea es de 2.5 a 3.0 kgr. de semilla.

En el sistema almácigo y trasplante, los almácigos de primavera darán producto en verano y otoño, los de otoño lo harán a salidas de invierno y en primavera. Se debe considerar una dosis de 6 a 7 gramos por metro cuadrado de almácigo. El trasplante, similar al que se realiza en cebolla, se deben ubicar las plantulas a ambos lados del surco, y a 8-12 cms. sobre éste.

COSECHA:

Se cosecha la planta verde “en rama”, en estado tierno.

.

.

Síguenos a través de TwitterGoogle +Pinterest, Facebook y recibe gratis el boletín semanal

0 respuestas a El cultivo de puerro

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *