Guía de aceites esenciales

Publicado en Blog, Plantas medicinales, Remedios caseros | 7 Comentarios »

propiedades aceites esenciales

Los aceites esenciales se extraen de distintas partes de plantas y árboles. Algunos aceites esenciales se pueden usar por vía oral diluidos en agua, sobre la piel diluidos en un aceite base (de almendras dulces, por ejemplo), por vahos o sobre la ropa, en un pañuelo, almohada, etc. La gran mayoría de los aceites esenciales están contraindicados durante el embarazo y la lactancia, y también para usar en niños. Esta es información general, consulta con un profesional para que te aconseje lo mejor en tu caso particular.

Abeto: se obtiene al destilar las agujas de los conos de este árbol. Posee un aroma limpio y penetrante así como propiedades antisépticas. Es muy usado en preparados para la limpieza, para purificar el ambiente, etc. Podría irritar la piel

Ajedrea: este aceite se obtiene de las partes floridas de la planta. Tiene propiedades tónicas y es un antiséptico muy efectivo, especialmente intestinal. Es vermífuga, diurética y carminativa.

Albahaca: obtenido de la destilación de las flores y hojas, se usa para las infecciones respiratorias como la bronquitis o el asma, afecciones cutáneas, como el acné, úlceras de la piel, problemas intestinales y dolores de cabeza. Además tiene acción antiviral, antiséptica, antibacteriana, antiespasmódicas, es estimulante, fortalece el sistema nervioso, favorece la concentración y despeja la mente.

Alcanfor: se extrae de la madera del árbol maduro y ayuda a conservar o restituir el equilibrio emocional, además tiene gran acción estimulante, fortalece y regula la actividad cardíaca, la circulación sanguínea y la digestión, sube la tensión arterial y previene infecciones.

Angélica: es obtenida a partir de las raíces de la planta. Tiene acción antiespasmódica, digestiva evita flatulencias, combate el estrés, la fatiga y la ansiedad.

Anís: se extrae de las semillas y es muy efectivo para aliviar bronquitis crónica, flatulencias, dolor de cabeza, insomnio e incluso digestiones pesadas.

Árbol de té: es un aceite con gran poder antiséptico, fungicida, tónico cardíaco además de promover la sudoración, tos, asma, candidiasis oral, hongos en las uñas, verrugas, aftas, piojos o incluso caspa.

Benjuí: se obtiene de la savia del árbol y su fragancia es similar a la vainilla. Tiene propiedades antioxidantes, conservantes, calmantes, sedantes, problemas de la piel como sequedad, sarpullidos, quemaduras solares, urticaria o heridas, además mejora la circulación sanguínea, alivia dolores musculares, la artritis, gota o reuma. Además descongestiona las vías respiratorias, la tos e irritaciones de garganta. Combate las flatulencias y los cólicos. Se usa con éxito para la cistitis, gripe o úlceras de la boca. Tiene efecto calmante, se usa para casos de depresión y ansiedad y favorece el sueño.

Bergamota: se extrae al exprimir la corteza de sus frutos. Huele muy bien, similar al limón. Es un aceite esencial refrescante que ayuda a calmar la tensión nerviosa, alivia el estrés, eleva el ánimo y combate el cansancio físico y mental. Combate las infecciones del sistema urinario, es un desodorante natural, combate el acné y equilibra la piel.

Canela: Se obtiene por destilación de las hojas de la planta. Su intenso aroma ejerce un efecto tonificante, es digestivo, mejora la respiración, la circulación sanguínea, tiene acción antiséptica, antiespasmódica, regula el periodo, alivia las náuseas y levanta el ánimo.

Cardamomo: su esencia es obtenida a partir de la destilación de su fruto. Tiene una fragancia cálida y picante. Alivia cólicos, mejora la digestión y es antiséptico.

Cedro: se extrae de la madera de este árbol y tiene un aroma muy sutil. Se utiliza para equilibrar la piel, en concreto el cuero cabelludo, tiene propiedades antisépticas, astringentes, expectorantes, diuréticas y se usa para combatir infecciones del tracto urinario como la cistitis, mejora afecciones de la piel como la dermatitis o eccemas. Repele insectos.

Cilantro: se obtiene por destilación de las semillas. Tiene efecto estimulante y mejora la digestión, es antibacteriano, fungicida, mejora la artritis, resfriados, cólicos, diarrea, fatiga, náuseas, migraña o dolores musculares.

Ciprés: obtenido a partir de la destilación de las hojas y del fruto del árbol. Tiene acción antiséptica, antirreumática, antiespasmódica, astringentes, diuréticas, calmantes, refrescantes. Se usa para tratar las varices, hemorroides y otros trastornos de hinchazón o inflamación del sistema circulatorio. Se incluye en bálsamos y desodorantes.

Clavo: se extrae por destilación de los capullos de sus flores. Calma dolores dentales, mejora los trastornos respiratorios, es estimulante, tiene acción antiséptica, anestésica, digestivo, evita flatulencias, alivia el dolor de muelas y combate los estados de estrés

Comino: es obtenido de las semillas y flores y se usa para aliviar los problemas digestivos e intestinales. Tiene propiedades calmantes y combate los gases.

Enebro: sus frutos secos se destilan para hacer el aceite esencial. Alivia estados febriles, es refrescante, tonificante, diurético, astringente, antiséptico, combate las infecciones urinarias, intestinales y de las vías respiratorias.

Eucalipto: su aceite se obtiene de las hojas. Se usa para curar heridas al ser un poderoso antiséptico. Alivia dolores musculares, bronquitis, catarros, tos, sinusitis, infecciones respiratorias, tuberculosis y asma. Tiene acción antiespasmódica, cicatrizante, desodorizante, expectorante, estimulante, diurético, combate la mala circulación, dolores artríticos, trata la cistitis, la diarrea, refuerza las defensas, baja la fiebre, calma dolores de cabeza y es depurativo.

Geranio: se extrae por destilación de las hojas. Su fragancia es refrescante, relajante y tiene acción antiespasmódico, regula el sistema hormonal, se recomienda en menopausia y en trastornos menstruales, cicatriza heridas, es tónico, analgésico, astringente, diurético, estimulante, antiséptico, antifúngico y combate la depresión.

Hinojo: es obtenido de las semillas trituradas. Tiene propiedades diuréticas, carminativas, mejora las digestiones, los gases, está recomendado a personas con obesidad, retención de líquidos o incluso celulitis.

Hisopo: se extrae de las hojas. Junto con el eucalipto se usa para dar friegas o para aliviar asma, bronquitis, tos, gripe o síntomas de alergia.  Tiene acción cicatrizante, y se usa para la dermatitis.

Jazmín: regenera la piel seca, irritada o sensible y la equilibra. Se usa en caso de espasmos musculares, calambres, alivia catarros, tos, síndrome premenstrual y mentruaciones dolorosas, depresiones, fatiga, levanta el ánimo.

Jengibre: es un aceite vigorizante y con poder estimulante que combate las náuseas, dolores de articulaciones y musculares.

Laurel: se extrae de los frutos y las hojas. Es antiinflamatorio, calmante de dolores musculares, alivia el reumatismo, es antiviral y antiséptico, siendo muy usado en infecciones respiratorias cutáneas.

Lavanda: se obtiene por la destilación de las flores. Es muy efectivo en casos de quemaduras, calmando la piel, disminuyendo la inflamación, incluso en contusiones, alivia el dolor de oídos, se usa en picaduras de insectos, desinfecta heridas y cortes, disminuye los dolores musculares y reumatismo, mejora trastornos digestivos como náuseas, vómitos, flatulencias o indigestión, casos de vértigo, menstruaciones dolorosas, refuerza el sistema inmunológico, alivia dolores de cabeza, insomnio, fatiga o ansiedad.

Limón: se obtiene de la cáscara del fruto. Es un aceite refrescante, purificante, antiséptico y desinfectante que se usa para la gripe o tratar afecciones de garganta. Su acción tonificante lo hacen ideal para aplicar sobre varices o piernas con mala circulación.

Mandarina: también se obtiene exprimiendo la piel del fruto. Al igual que la lavanda, se puede usar en tratamientos infantiles. Es suave y tiene acción estimulante, mejora las funciones digestivas, del hígado y se usa en jabones y otros preparados cosméticos.

Manzanilla común y amarga: se extrae por destilación de sus flores. Alivia inflamaciones, alergias, calma dolores musculares, de oídos, es sedante, relajante, digestivo, trastornos del sueño, cuida el hígado, bazo y estómago, se usa para la elaboración de productos de cosmética e higiene casera.

Mejorana: su aceite se obtiene por destilación de las flores. Es estimulante y alivia problemas menstruales. Es antibacteriana, antifúngica, antiviral, estimula y regenera el hígado, se usa en infecciones urinarias, bucales o vaginales, pies y manos fríos, contracturas musculares y agujetas.

Menta: su esencia se consigue  por destilación de las hojas y flores de la planta. Es un aceite refrescante, vitalizador, tónico, eficaz contra la tos, resfriado, problemas de estómago, en cosmética casera se añade a dentífricos.

Mirra: es una resina de la que se extrae el aceite esencial. Tiene acción antiséptica, expectorante, antiinflamatoria, mejora los problemas de la piel y las encías, por lo que es muy usada en cremas dentales.

Naranja: este aceite se obtiene de la piel de la fruta. Tiene un perfume intenso con propiedades relajantes, refrescante y purificador del ambiente.

Nardo: su aceite esencial se obtiene de las hojas, raíces o flores. Se usa para bajar la fiebre, calmar los nervios, regular el ritmo cardíaco, estados nerviosos, trastornos del sueño, insomnio, regenera la piel, alergias en la piel y mejora la circulación.

Nuez moscada: se elabora de las semillas. Se usa en casos de dolencias intestinales y del bazo y es estimulante.

Pino: se destila por vapor de agua de las agujas y las piñas. Tiene aroma fresco, acción astringente, cura problemas de las vías respiratorias, alivia trastornos pulmonares, de bronquios, tos, resfriados, mejora la circulación sanguínea, depura la piel, regenera la piel, quemaduras solares, calma el picor, la picadura de insectos, desinfecta y estimula las secreción de sudor.

Romero: se extrae de las hojas y las flores. Fortalece y eleva la tensión arterial y estimula la memoria. Mejora problemas digestivos, estrés, problemas nerviosos, torceduras, esguinces, artritis, mala circulación o incluso problemas óseos.

Rosa: se destilan sus pétalos y se extrae el aceite. Tiene propiedades antisépticas, mejora las funciones del aparato reproductor de la mujer, mejora los casos de depresión y es ampliamente usado en preparados de cosmética e higiene por su poder para regenerar y rejuvenecer la piel.

Salvia: se obtiene por destilación de las hojas y flores. Es un poderoso estimulante. Combate la depresión y la debilidad nerviosa, regula la presión arterial y estimula la circulación y la eliminación de líquidos. Relaja los músculos, favorece la cicatrización de heridas y descongestiona la piel.

Sándalo: Se obtiene del corazón del árbol. Favorece la concentración, tiene efecto sedante sobre personas nerviosas o con ansiedad, purifica la sangre, se usa para tratar acné, picaduras de insectos, hemorragias de heridas y cortes.

Tomillo: su aceite esencial se obtiene por destilación de las flores. Se usa en casos de debilidad y fatiga por su efecto energizante. Es antibancteriano, antiséptico, antifúngico, tónico, expectorante, se usa en cólicos estomacales, tos, laringitis, cistitis, mala circulación, acné o artritis.

Vetiver: se extrae de las raíces. Se usa para tratar trastornos digestivos, relaja los vasos sanguíneos, mejora las digestiones, aumenta la capacidad del intestino para absorber nutrientes, estimula la producción de estrógenos, fortalece las glándulas suprarrenales, alivia dolores menstruales, mejora las pieles flácidas y secas, evita la caída del cabello, alivia dolores de los espasmos intestinales, problemas de vejiga y cólicos.

Ylang ylang: se obtiene de las flores. Es estimulante. Mejora piel y cabello. Combate las malas digestiones, la presión alta, piel grasa, insomnio o estrés.

Síguenos a través de Twitter, Google +, Pinterest,Facebook y recibe el boletín semanal

6 respuestas a Guía de aceites esenciales

  1. Buenas noches. Quisiera complementar la información de las propiedades de los aceites esenciales conociendo como se deben de usar: si aplicándolos sobre la parte afectada (por ejemplo en casos de dermatitis) o simplemente aspirando su fragancia.

    Muchas gracias por la información.

    Cordialmente

    Fabio Neira
    Bogotá – Colombia

    • Hola Fabio,
      Los aceites esenciales se pueden usar de varias formas: mediante aromaterapia (por los efectos que nos producen al respirar su aroma), aplicándolo en la piel (diluido en un aceite base), ingiriéndolos diluidos en agua u otra bebida (deben ser aptos para consumo interno).
      Nos obstante, te recomiendo que acudas a un profesional que te pueda recomendar lo mejor en tu caso según tus necesidades particulares.

      Un abrazo

  2. Hernan a dicho en 4 febrero, 2015

    Hay instrucciones sobre como hacer estos aceites??

  3. Tendrán Uds. alguna información en extracción de aceite de la semilla de la uva?.

  4. ¿donde lo puedo conseguir? ¿en cualquier tienda o farmacia?

  5. Modo como se extrae el aceite de lavanda. Gracias

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

1 trackbacks