5 consejos para preparar tu huerto ecológico para el invierno

Publicado en Agricultura Ecológica, Blog | Sin Comentarios »

huerto invierno

El invierno es una estación del año que se caracteriza por días cortos con poca luz, noches largas, bajas temperaturas, lluvia, nieve, granizo y vientos fríos. Es importante tener en cuenta algunas cuestiones para preparar, de la mejor manera posible, el huerto ecológico para aguantar bien el invierno.

Si anteriormente has tenido hortalizas sembradas, una vez has realizado la última cosecha aprovecha también para ir retirando las raíces, ramas y restos de éstas que hayan podido quedar. Vamos a airear la tierra hasta una profundidad máxima de 50 cm y verificamos que no hay terrones grandes de tierra, piedras, etc. que puedan dificultar el desarrollo de raíces. Su hubiera plantas que ya han terminado su ciclo vital las podemos echar a la pila del compost, igual que ramas y otros restos.

Si cultivas en bancales, es buen momento para reestructurarlos. Te recomiendo que vayas gestionando uno por uno para que no te dé la sensación de que hay un caos en el huerto y trabajes con mayor agilidad.

Una vez que hemos retirado los cultivos de verano y las plantas anuales, vamos a ver qué labores realizar para preparar nuestro huerto para el invierno.

No es fácil gestionar el huerto durante el invierno, especialmente si estás iniciándote en la horticultura, y por eso queremos darte algunos consejos para facilitarte esta labor.

.

5 consejos para preparar tu huerto ecológico para el invierno.

1.- Planifica qué hortalizas y aromáticas quieres cultivar.

¿Cómo se hace? Yo te recomiendo que tengas en cuenta 4 cuestiones:

.

2.- Aporta materia orgánica a la tierra

Si hemos estado cultivando hortalizas durante la primavera y el verano, puede ser una buena idea aportar materia orgánica como compost, abono verde o humus de lombriz a la tierra para aumentar su fertilidad.

No obstante, antes de hacerlo, te recomiendo que hagas un análisis de la tierra para conocer con exactitud en qué condiciones se encuentra. Este análisis lo podemos realizar de forma visual nosotros mismos (mira más aquí) o también podemos recoger una muestra y enviarlo a un laboratorio.

También debemos tener en cuenta que, al ser una época con lluvias frecuentes, debemos comprobar que el drenaje del suelo es el óptimo para que no tengamos problemas de encharcamiento y asfixia radicular.

Si no vas a cultivar nada en alguno de los bancales, puedes sembrar plantas fijadoras de nitrógeno que mejorarán la calidad de la tierra para los siguientes cultivos.

.

3.- Proteger los semilleros y cultivos de heladas, granizo y vientos fuertes

Esto lo podemos hacer con telas de protección, invernaderos, túneles de cultivo e incluso podemos resguardar los cultivos del viento frío del invierno utilizando los paravientos. En los primeros casos, es importante airear bien de forma periódica, especialmente en los días soleados o con temperaturas más altas.

El viento frío y persistente puede ser bastante dañino. Especialmente para plantas sin tallo fuerte, para algunas plántulas y algunos arbustos o también para pequeños arbolitos frutales. En estos casos, podemos colocar una malla alrededor además de un tutorado que darán una sujeción extra a los cultivos.

Debemos supervisar que los invernaderos estén en buenas condiciones y libres de plagas u hongos. Algunos insectos plaga pueden sobrevivir al invierno en forma de huevos que eclosionarán en primavera si no ponemos remedio.

.

4.- Pon en práctica el acolchado o mulch

Esta práctica es muy común en agricultura ecológica y en permacultura. Consiste en cubrir el suelo de cultivo con paja, pinaza, gravilla, piñas u otros materiales para mantener la tierra más mullida y reducir el impacto de las bajas temperaturas sobre las raíces de las plantas. Lee más sobre el acolchado.

Cuando trasplantes las plántulas a su lugar definitivo de crecimiento, ya puedes colocar el acolchado alrededor de éstas.

.

5.- Ten a mano enmiendas para evitar o reducir los daños en los cultivos

En este punto es importante conocer la previsión del tiempo para poder adelantarnos a las heladas. Las heladas pueden causar daños tanto en la parte aérea de las plantas como en las raíces.

Además de regar durante el día en lugar de a última hora de la tarde, podemos poner en práctica esta sencilla enmienda que es bastante efectiva.

¿Cómo podemos minimizar estos daños por heladas? Con Valeriana. Además de ser una planta medicinal que se utiliza en remedios caseros debido a sus beneficios de la valeriana, también nos puede ser de gran ayuda durante el invierno.

Esta planta es muy efectiva para estos casos. Es muy sencillo preparar el macerado de valeriana:

Necesitas 500 gramos de planta fresca (ó 250 de planta seca) y 5 litros de agua.

Corta la valeriana en porciones de unos 4 cm y los depositas en un cubo, container o barreño (que no sea de metal). Machácalos un poco durante dos o tres minutos. Añade el agua poco a poco. Tapa casi totalmente el recipiente y colócalo en un lugar oscuro y aireado. Lo dejaremos así durante un periodo de 3 a 5 días. Moveremos un poco el macerado cada día. Transcurrido este tipo lo colamos y añadimos 2 litros más de agua. Con un spray aplica el macerado por toda la parte aérea y por la tierra alrededor del tallo de las plantas la tarde anterior a la helada.

Además la valeriana es muy interesante porque estimula la actividad microbiana de la tierra.

Definitivamente es buena idea cultivar valeriana en el huerto o jardín.

Únete a otros hortelanos que ya están disfrutando de sus huertos ecológicos con la ayuda de nuestro libro “Huertos urbanos y macetohuertos” en el que encuentras mucha información útil sobre horticultura ecológica urbana, ¡consíguelo ahora!.

 


.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *