Los principios de Hannover en la construcción natural

Publicado en Bioconstrucción, Blog | 1 Comentario »

principioshannover

Los principios de Hannover son un documento vivo, comprometido con la transformación y el desarrollo en el conocimiento de nuestra interdependencia con la naturaleza, de manera que se pueden adaptar en la medida en que nuestro conocimiento del mundo evoluciona.

El documento recoge las bases de la filosofía que William McDonough y el químico Michael Braungart defienden desde hace años: que el diseño, la construcción y la producción industrial pueden mantenerse dentro de los procesos de la naturaleza, utilizando materiales completamente inocuos, creando edificios más agradables y eficientes, y produciendo bienes sin generar residuos o elementos tóxicos que degraden el medio.

  • Defiende los derechos de la humanidad y de la naturaleza para coexistir de una manera saludable, sostenible, diversa y de apoyo mutuo.
  • Reconoce la interdependencia. Los elementos del diseño humano interaccionan con el mundo natural a la vez que dependen de él, con amplia y diversa implicación en cualquier escala. Extiende tus consideraciones sobre el diseño para reconocer incluso los efectos más imprevisibles.
  • Respeta las relaciones entre el espíritu y la materia. Considera todos los aspectos de un asentamiento humano, incluyendo la comunidad, la vivienda, la industria y el comercio, en términos de conexiones existentes y cambiantes entre la conciencia espiritual y material.
  • Acepta la responsabilidad por las consecuencias derivadas de las decisiones que se toman sobre diseño, consecuencias sobre los seres humanos, sobre la viabilidad de los sistemas naturales y su derecho a coexistir.
  • Crea objetos seguros y con valor a largo plazo. No cargues a las futuras generaciones con preocupaciones de mantenimiento o de vigilancia del potencial peligro incluido en los productos y procesos del diseño actual.
  • Elimina el concepto de residuo o desperdicio. Evalua y optimiza el ciclo de vida completo de los productos y procesos que utilices, para aproximarte al estado de los sistemas naturales en los que nada se desperdicia.
  • Confía en los flujos naturales de energía. Los diseños humanos deberían obtener su fuerza creativa de la permanente energía del sol, igual que hacen todos los seres vivos. Incorpora esta energía en tus diseños eficientemente y de una manera segura para que se haga de ella un uso responsable.
  • Comprende las limitaciones del diseño. Ninguna creación humana dura eternamente y el diseño no resuelve todos los problemas. Aquellos que crean y planifican deberían practicar la humildad en relación con la naturaleza. Trata la naturaleza como un modelo y una consejera, no como un inconveniente.
  • Busca mejorar constantemente compartiendo tus conocimientos. Fomenta una comunicación abierta y directa entre tus colegas, jefes, constructores y clientes, con el fin de vincular las consideraciones de sostenibilidad a largo plazo con la responsabilidad ética, y reestablecer la relación integral entre los procesos naturales y la actividad humana.

Aunque se dieron a conocer con ocasión de la exposición mundial de Hannover,  estos nueve principios generales són válidos en cualquier faceta de una creación humana más consciente con la crisis que vive nuestro planeta. Nuestra comodidad y tecnología no deberían dañar el entorno, o incluso deberían restaurarlo, y aceptar estos principios nos acerca a ese objetivo.

selba
.

Síguenos a través de TwitterGoogle +Pinterest, Facebook y recibe gratis el boletín semanal

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *