Posibles problemas del cultivo de hortalizas en el huerto urbano y sus soluciones

Publicado en Agricultura Ecológica, Blog | 1 Comentario »

huerto urbano inconvenientes soluciones

El crecimiento y desarrollo de las plantas dentro de la ciudad no es el mismo, si se compara con las plantas de campo debido a varios factores que de alguna forma van a influir en los procesos fisiológicos de estas. Sin embargo existen diversos métodos de reducir los efectos negativos, los cuales se presentan a continuación:

 
.
Las plantas que crecen dentro de la ciudad muchas veces no llegan a recibir adecuadamente los rayos solares o la iluminación mínima necesaria para poder desarrollar la fotosíntesis, debido a que estas plantas se cultivan en jardines o macetas que están rodeadas de muros, casas o edificios, los que van a interferir en forma directa con la iluminación, como resultado de esta deficiencia se va a producir un alargamiento de tallos y hojas (buscando la luz) los cuales van a ser más débiles y frágiles; además en el caso de hortalizas que producen frutos (ají, tomate, berenjena, etc.) y raíces gruesas (rabanito, zanahoria, nabo, etc.) van a desarrollar mayor cantidad de hojas y un pobre o nulo desarrollo del fruto o raíz. Si la siembra se realiza en macetas éstas deben colocarse en lugares donde siempre haya luz como las terrazas, azoteas, etc.
.
El agua que se utiliza es tratada químicamente, es decir no es agua natural sino potable debido a que se le adiciona cloro como desinfectante para eliminar gérmenes, sin embargo, este elemento va a influir en el desarrollo de las plantas, aunque en general los efectos en hortalizas son casi nulos, algunos llegan a afirmar que causan decoloración en las hojas (líneas amarillas) y un menor tamaño, cosa que no está probada totalmente, una forma de evitar este problema es llenar un balde o batea y dejarla reposar por un día para que se evapore el cloro, esta es la llamada agua serenada.
.
La contaminación de las ciudades puede retrasar o alterar el crecimiento de las plantas, en zonas donde existe un tráfico intenso o presencia de fábricas se puede observar que el crecimiento de las plantas es más lento y algunas veces no hay un buen desarrollo de frutos (pocos frutos, frutos pequeños), este es un factor difícil de manejar, sin embargo para reducir sus efectos se realiza un buen abonado del suelo (con compost).
.
El desarrollo de las raíces no sigue el patrón de crecimiento normal (hacia abajo), sino que debido a la poca cantidad de tierra cultivable en el caso de macetas o algunos jardines, donde la profundidad es baja, ocasiona que estas crezcan en forma horizontal y se enreden entre sí, llegando en algunos casos a estrangularse, ocasionando un menor crecimiento de la parte aérea. Una forma de evitar este problema es la preparación profunda de la tierra, la siembra de plantas de tamaño pequeño, el uso de macetas más altas, etc.
.
El desarrollo de las plantas en macetas muchas veces es limitado debido a que el riego con el tiempo ocasiona que la tierra se compacte (endurezca) restringiendo el crecimiento y desarrollo de las raíces y por tal de la planta, muriendo al poco tiempo; esto se debe a que la tierra al endurecerse evita el ingreso de aire a ella, al no haber aire las raíces no pueden absorber los nutrientes y el agua, por lo que no puede realizar sus procesos fisiológicos y empieza a secarse; para evitar este problema se recomienda mezclar la tierra con musgo, el cual evita que se compacte la tierra y permite el desarrollo de las raíces.
.
La tierra con la que se cuenta en jardines o macetas muchas veces no contiene la cantidad de nutrientes necesarios para el adecuado crecimiento de las plantas; en la mayor parte de los casos los jardines contienen tierra que está mezclada con materiales de construcción (arena fina, arena gruesa, cemento, etc.) que van a ocasionar que la tierra se compacte rápidamente además de que no poseen nutrientes para las plantas, esto se soluciona removiendo bien la tierra, y si se puede separar estas sustancias, adicionando abonos formadores de suelo como el compost.
.
La presencia de piedras en el suelo, sobre todo cuando hay restos de piedras chancadas de construcción, van a ocasionar una reducción de la calidad de las hortalizas lo que se manifiesta en hojas deformes, tallos doblados, etc. Este problema se soluciona retirando las piedras de modo que solo quede la tierra pura.
.

Si quieres compartir tu experiencia o plantear alguna cuestión, aprovecha y hazlo en el foro, pincha aquí

.

.

Síguenos a través de TwitterGoogle +Pinterest, Facebook

Recibe gratis el boletín semanal de ECO agricultor

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *