8 formas de prevenir plagas y enfermedades en el huerto y jardín ecológico

Publicado en Agricultura Ecológica, Blog | Sin Comentarios »

prevenir plagas


Prevenir plagas y enfermedades en el huerto y jardín porque… Más vale prevenir que curar…. seguro que has oído esta frase antes. Por supuesto, también se aplica al manejo de nuestras huertas y jardines y como agricultores/as ecológicos/as más nos vale hacer todo lo posible para prevenir plagas y enfermedades, pues sino corremos el riesgo de ver nuestras cosechas muy afectadas y tendríamos mucho que perder.

Antes de nada, ¿qué es una plaga?. Una plaga es la aparición masiva y descontrolada de insectos u otros animales que causan grandes daños en las plantas.

A través de los más de 10.000 años que llevamos cultivando nuestros propios alimentos se han ido desarrollando técnicas y métodos que han servido para mejorar el rendimiento de los cultivos y también han ayudado a prevenir todo tipo tipo de enfermedades y plagas que puedan aparecer en los huertos o jardines.

Algunas de estas técnicas o buenas prácticas que se han llevado a cabo en agricultura ecológica y en agroecología durante miles de años son, por ejemplo, la rotación de cultivos, la asociación de cultivosfauna auxiliar, o el uso de plantas aromáticas para repeler insectos plaga.

.

8 formas de prevenir plagas y enfermedades en el huerto y jardín ecológico

1.- Evita el uso de productos de síntesis en tu huerta o jardín. Estos productos pueden ser fertilizantes, repelentes, etc. A la larga afectan negativamente a la actividad de los microorganismos del suelo y éste pierde fertilidad. Utiliza siempre productos naturales y orgánicos para tus plantas.

2.- Huye del monocultivo. Está bien durante el primer año si estás empezando en la agricultura ecológica, pero posteriormente te aconsejaría que apostaras por el policultivo y fueras incorporando otros cultivos para terminar creando (dentro de tus posibilidades) un vergel en el que haya todo tipo de plantas, arbustos y árboles frutales. ¡Y así comes más variado!

3.- Mantén tu huerta o jardín libre de restos como hojas y frutos caídos, ramas y de plantas espontáneas que no desees. Toda esta basura favorece la aparición y proliferación de hormigas, moscas, pulgas, ratas y ratones, mosquitos, cucarachas, etc.

4.- Retira las hojas y frutos que no tienen buen aspecto. Si ves que alguna de las plantas tiene hojas o frutos con manchas, amarillas o secas, retíralas con cuidado.

5.- Si te es posible, crea un pequeño estanque para el jardín o huerto. Es excelente para aumentar la biodiversidad y así es más fácil que las propias comunidades de insectos se autoregulen, al ser unos depredadores de otros.

Más artículos sobre huerto ecológico.

6.- Mantén tus herramientas y otros utensilios que uses para el mantenimiento de las plantas en buenas condiciones higiénicas. A veces no caemos en la cuenta de que a través de las navajas, tijeras de podar, etc. que usamos habitualmente se convierten en el vehículo perfecto de transmisión de enfermedades.

7.- El correcto balance del suelo es primordial para evitar enfermedades y plagas posteriores. El desequilibrio de nutrientes (exceso de unos y defecto de otros), la presencia de metales pesados o de contaminantes persistentes presentes pueden poner en riesgo la salubridad del suelo de cultivo, siendo imprescindible su tratamiento previo al cultivo en caso de que se pueda tratar. Antes de ponerte a cultivar realiza un análisis del suelo. Este análisis puede ir desde lo más sencillo, como pH, texturas, plantas espontáneas, etc. y que puedes hacer tú mism@, hasta otro tipo de análisis más detallados como la presencia de microorganismos concretos, etc. y que puede hacer un profesional por ti.

8.- Evita el exceso de nitrógeno (N). Aunque se pueda pensar eso de “mejor que sobre que no que falte”, en este caso el exceso de nitrógeno puede provocar. El nitrógeno influye principalmente en el desarrollo de la parte aérea de la planta (hojas, tallos, flores, frutos). Si hay un exceso de nitrógeno en la tierra lo notarás porque la planta tiene un desarrollo excesivo del follaje, porque las hojas tienen un verde muy intenso, son más grandes y gruesas o también porque los frutos aparecen más tarde, son menos numerosos y de peor calidad y suelen ser más secos, teniendo bajo contenido en agua (esto se nota especialmente bien en cítricos como naranjas o limones). El exceso de nitrógeno debilita a la planta y la hace mucho más débil ante plagas y enfermedades. Pudiendo sucumbir ante la presencia de plagas o enfermedades que, de estar en buenas condiciones, podría hacer frente mucho mejor.

.

Únete a otros hortelanos que ya están disfrutando de sus huertos ecológicos con la ayuda de nuestro libro “Huertos urbanos y macetohuertos” en el que encuentras mucha información útil sobre horticultura ecológica urbana, ¡consíguelo ahora!.

.
¡COMPARTE ESTE ARTÍCULO! :)

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *