¿Tomamos demasiada sal en nuestra dieta?

Publicado en Blog, Nutrición | 1 Comentario »

sal

Curiosamente es el único mineral inorgánico que se añade a los alimentos, pero tradicionalmente nunca se ha usado en la mesa sino que se ha añadido en la preparación de los alimentos antes de cocinarlos o durante la cocción. Nuestros mayores nos han enseñado, que si se te ha olvidado añadir la sal y la pones al final, el alimento ya “no toma” la sal. La explicación científica de ese comentario es que la sal durante la cocción se liga con el alimento mediante una reacción química, se “vegetaliza” y entonces no tiene los efectos endurecedores de la sal cruda.

La época actual

Parece que en la actualidad a la sal no le va muy bien, hoy en día es un tópico lo de que hay que hacer dieta hiposódica para estar en salud, así se recomiendan como saludables, las aguas minerales baja en sodio, el jamón sin sal, tanto que mucha gente relaciona el párrafo “bajo en sodio” como saludable.

Este hecho tiene que ver con que en la actualidad se comen muchos alimentos elaborados por la industria alimentaria que llevan cantidades muy elevadas de sal, como son los embutidos, el pan, los productos lácteos y los platos preparados. Estos alimentos junto con lo que tomamos fuera del hogar representan el 80% de la sal que ingerimos cada día. Tenemos que decir que es una sal “oculta”. El sodio contenido naturalmente en los alimentos representaría el 8% y el proveniente del salero sería un 20%.

Como la sal tiene un fuerte efecto endurecedor es responsable entre otros desequilibrios del endurecimiento de las arterias, la arteriosclerosis y la consiguiente hipertensión. Como las enfermedades cardiovasculares son las principales causa de muerte en los países desarrollados, ya tenemos claro el porqué a la sal se la ha mandado al rincón.

Como en occidente la visión es dualista (la cosa va de buenos y malos) y cartesiana, si el sodio es el malo de la película, el potasio es el bueno y entonces hay que tomar potasio para casi todo, para los calambres, para favorecer la diuresis… tengo que recordaros como los abonos químicos alteran el equilibrio sodio/potasio, haciendo que las verduras y las frutas tengan mucho más potasio que hace cien años. Este hecho no lo contemplan ni la medicina ni la nutrición académicas actuales.

La visión oriental que es monista, relacional, holística, nos enseña a comprender que el sodio y el potasio deben estar en equilibrio, curiosamente en la célula están en una relación 1/7. Esto nos hace pensar que hay que saber cuando tengo exceso de sodio y cuando tengo exceso de potasio.

Mi consejo es que antes de bajar el consumo de sal del salero, hay que dejar de comer comestibles preparados como mortadela, patatas chips, palomitas, kétchup… elegir una buena sal marina y aprender a cocinar saludablemente.

 

Requerimientos diarios de minerales

Sodio

3000 mg

Potasio

1000 mg

Cloro

3500 mg

Calcio

1200 mg

Fósforo

1200 mg

Hierro

18 mg

Yodo

0,15 mg

Magnesio

400 mg

Vemos en la tabla, que la sal es el mineral más necesario y debe provenir siempre de la sal marina sin refinar, da igual que sea gruesa o fina.

De Elena Corrales


.
.

1 respuesta a ¿Tomamos demasiada sal en nuestra dieta?

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *