8 pautas importantes para sembrar lechuga ecológica

Publicado en Agricultura Ecológica, Blog | 1 Comentario »

plantar lechuga


Si vas a plantar lechuga (en macetas o directamente en el suelo), asegúrate de que mantienes siempre un punto de humedad para que ésta crezca correctamente y coseches unas lechugas saludables y deliciosas. Las lechugas son uno de los cultivos más comunes tanto en el huerto urbano como en el campo, ya que este tipo de cultivos es muy popular. Conoce algunas estrategias que te servirán de ayuda para conseguir que tus lechugas sean las más crujientes, frescas, sabrosas y saludables.

.

8 pautas importantes para cultivar lechuga ecológica

* Localización: cuando vayas a plantar lechugas búscalas un lugar en el que vayan a recibir suficiente luz, aunque durante los días más calurosos del año deberemos proporcionar algún tipo de sombra para evitar que las hojas de la lechuga sean demasiado amargas. Una opción es sembrarla cerca de plantas trepadoras o frondosas que ofrezcan algún tipo de sombra en las horas más calurosas. Otro dato a tener en cuenta es que por exceso de calor las lechugas se espigan, algo beneficioso en caso de que quieras obtener más semillas para cultivar o guardar, pero que hará que la lechuga ya no sea tan buena para comer. Las temperaturas óptimas, en general, deben rondar entre los 14 a 21 ºC (soporta mejor las temperaturas bajas que las altas).

* Prepara la tierra: para preparar los plantones o semilleros de lechuga puedes preparar una buena tierra poniendo en la base una capa de arena, luego dos de compost orgánico o de humus de lombriz y finalmente tres de tierra. Todas las capas deben estar bien aireadas, esponjosas, evitando comprimirlas y aplastarlas porque dificultaría el desarrollo de la semilla y de sus raíces.

* Siembra: La noche anterior deja las semillas en agua en lugar oscuro. Cuando tengas preparados los plantones escurre las semillas e introduce cada semilla dentro de la tierra a una profundidad no superior al doble de las dimensiones de las semillas. Es importante que no presiones la tierra una vez has introducido la semilla, únicamente pon un poco de tierra para cubrir la semilla pero sin apretar. Mantén la tierra de los plantones húmeda (que no mojada) todo el tiempo. Para ello lo mejor es que los semilleros tengan agujeros en la base y los pondremos en bandejas con agua para que se vaya absorbiendo poco a poco.

.

Únete a otros hortelanos que ya están disfrutando de sus huertos ecológicos con la ayuda de nuestro libro “Huertos urbanos y macetohuertos” en el que encuentras mucha información útil sobre horticultura ecológica urbana, ¡consíguelo ahora!.

.

* Trasplante: Cuando las plántulas alcanzan unos 10 cm de altura, ya puedes trasplantarlas a su lugar definitivo. Deja unos 30 cm entre lechuga y lechuga (esta distancia puede variar dependiendo de la variedad de lechuga que cultives), si las lechugas están demasiado cerca unas de otras no crecerán bien. La noche antes de trasplantar riega la zona moderadamente y deja la tierra aireada y esponjosa. Al día siguiente, por la tarde, pasa las plántulas con cuidado, vuelve a regar un poco y observa su progresión durante los próximos días.

* Riego: es muy importante mantener las lechugas bien hidratadas durante todo su crecimiento. Si la lluvia no es suficiente, tendrás que regar para que no tengan problemas por carencia de agua. Tanto en los huertos en el campo como en macetas puedes poner un riego por goteo que te ayudará a ahorrar agua y a mantener una humedad constante. Ten en cuenta que los cultivos en macetas se suelen secar antes que los que están directamente en el suelo.

* Siembra escalonada: desde que siembras la semilla de lechuga hasta que cosechas transcurren unos 50 a 60 días (dependiendo de las variedades). Sabiendo el tiempo de desarrollo de la lechuga puedes ir programando siembras para así tener lechugas durante más tiempo.

* Rotación de cultivos: Cuando siembres lechugas por segunda vez no lo hagas en el mismo lugar. Hazlo donde anteriormente hayas cultivado leguminosas (arvejas o guisantes, habas, etc), hortalizas de raíz (remolacha, zanahoria, etc.) o de fruto (tomate, pimiento, etc). Al igual que otros cultivos de hoja verde, la lechuga es una hortaliza de exigencia media de nutrientes, por lo que debemos aportar un compost o humus cada dos años. Después de las lechugas puedes cultivar en el mismo sitio ajos, puerros, cebollas, patatas o coles.

* Plagas y enfermedades: una de las plagas comunes son los caracoles y babosas (aquí puedes ver cómo combatirlas de forma ecológica). También pueden aparecer hongos como el mildiu, oídio o botrytis cuando hay una combinación de exceso de humedad y temperaturas altas. La mosca blanca y los pulgones pueden producir daños en los cultivos de lechugas, evita y combate estas plagas con métodos ecológicos que encuentras aquí.

Síguenos a través de TwitterGoogle +PinterestFacebook y recibe gratis el boletín semanal

1 respuesta a 8 pautas importantes para sembrar lechuga ecológica

  1. por favor envieme material sobre el cultivo de la gulupa

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *