Zumos ecológicos

Los zumos ecológicos son deliciosas bebidas de fruta fresca recolectada en su mejor momento. Un arcoíris de color, sabor y vitalidad que refresca, alimenta y divierte.

Llenos de propiedades, hidratantes y muy sanos. Comprar zumos ecológicos es bueno para la salud y para la naturaleza.

.

¿Por qué comprar zumos ecológicos?

Proceden de frutas y verduras ecológicas. ¿Hace falta decir más? Apoyar y proteger la producción ecológica mantiene vivas las comunidades agrícolas rurales y fomenta la economía verde.

Sin olvidar el impacto positivo que tiene la agricultura ecológica. Se reduce la contaminación de suelo, agua y aire, así como del alimento, que no se expone a los químicos sintéticos que se utilizan en la agricultura convencional.

Los zumos envasados te ayudan a cuidar la salud y a probar sabores originales en bebida.

Porque ahí están los clásicos: el zumo de manzana ecológica, el de uva, el de melocotón o de naranja. Pero ¿cuándo probaste un zumo de pera, granada o de remolacha?

Todo empieza en la huerta sostenible.

¿Y sabes cómo sigue?

.

¿Cómo se elaboran los zumos ecológicos envasados?

De la fruta al vaso, muy fácil. Pero antes de llegar ahí y de pasar por la tienda, la fruta ha pasado por un proceso.

La fruta recolectada, madura y llena de nutrientes y sabor es lavada e inspeccionada para seleccionar las piezas más adecuadas para elaborar zumo.

Según sea el tipo de fruta se utilizará un proceso de exprimido, triturado, prensado y tamizado diferente, porque no es lo mismo que tengan hueso o semillas, piel fina o gruesa, mucha o poca pulpa…

En ocasiones se extraerá agua del triturado o exprimido resultante. Al final, el zumo se pasteuriza y envasa. ¡Y a servir fresquito!

.

¿Qué tipos de zumo ecológico hay en la tienda?

Los zumos ecológicos envasados proceden de buena materia prima. Pero del proceso de elaboración que acabas de leer pueden obtenerse diferentes zumos. ¡Conócelos!

.

Zumos de fruta 100 % exprimido

El nombre te lo dice todo: es la fruta exprimida, sin más. Puede ser de una sola o la mezcla de varios zumos de diferentes frutas, pero siempre será el jugo, sin agua añadida ni edulcorantes.

Conserva mejor las vitaminas y suele tener menos calorías que las otras variedades.

.

Zumo de fruta a partir de concentrado

Cuando se exprime la fruta, es posible reducir la cantidad de agua del jugo para conseguir un concentrado. Esto facilita el transporte y el almacenamiento.

Cuando llega el momento de envasar, se añade agua al concentrado para diluirlo y conseguir la concentración del zumo exprimido original. Las propiedades del zumo resultante son equivalentes a la del zumo 100 % exprimido, aunque puede tener menos vitaminas.

.

Néctar de frutas

Si al zumo 100 % exprimido o al concentrado mencionados arriba se les añade una gran cantidad de agua, hablamos de un néctar de frutas. Es habitual añadir algún edulcorante.

Muchas veces el edulcorante natural de los zumos ecológicos de néctar no aporta calorías, pero si se trata de algún tipo de azúcar, sirope, miel o melaza, debemos tomarlos con más moderación.

Hay que señalar que, al exprimirse o triturarse, algunas frutas no tienen una consistencia acuosa, sino más bien de crema o puré. Por eso, se procesan como néctar que debe ser diluido con agua u otro zumo. Por ejemplo, es el caso del melocotón, que suele mezclarse con zumo de uva.

.