Conservas ecológicas

Las conservas. El fondo de armario de toda cocina. Saludables, interesantes y útiles. Comprar conservas ecológicas nos permite hacer maravillas, salvar un plato, crear un menú completo de la nada y saborear recetas fuera de temporada.

Ya se trate de preparar una salsa de tomate para usar en mil recetas, de un revuelto de setas o de una lata de atún en escabeche para un buen bocata, con las conservas tienes la solución. ¿Cuál vas a abrir hoy?

.

Desde las frutas a las carnes, pasando por las algas o los platos preparados, cualquier alimento puede procesarse para ser una conserva.

Pero nos parece que en el comercio hay dos grandes grupos que merece la pena mencionar con más detalle, aparte de las conservas de comidas preparadas. Vamos a verlas.

.

Las conservas de verduras, hortalizas y legumbres

La mayor parte de los alimentos en conserva son vegetales en cualquiera de sus formas.

Las conservas de legumbres cocidas son de gran ayuda en la cocina porque nos evitan las horas de remojo y cocinado. Tenerlas en la despensa soluciona más de un almuerzo: prepara una nutritiva ensalada o improvisa un buen guisote en pocos minutos.

Comprando conservas de verduras y hortalizas tenemos acceso a algunos alimentos que no siempre están disponibles en fresco o que no están en temporada. Por ejemplo, los espárragos blancos, los guisantes o las alcachofas. También son la manera idónea de preservar algunos productos delicados que se estropean rápidamente, como las setas.

¿Un día con prisa y nada preparado para comer? Nada más fácil: picas unos ajitos y rehogas una conserva vegetal con los tropezones que quieras.

.

Las conservas de pescado ecológico

Las fábricas de conserva de pescado en España tienen mucha tradición y reconocimiento, pero en la mayoría de los casos solo trabajan con productos convencionales.

No ha sido hasta hace poco que el producto ecológico marino ha empezado a asomarse en las tiendas. Las conserveras están tomando buena nota de las exigencias de los consumidores. Pero ¿es realmente posible una conserva de pescado o marisco ecológico?

Cuando hablamos de ganado, es posible certificar que sea 100 % ecológico por el tipo de alimentación que se le proporciona y por cómo vive en las granjas. En el caso del pescado y el marisco se considera que, al ser salvajes, tienen una vida libre y una alimentación natural.

Sin embargo, el detalle está sobre todo en las artes de pesca.

El pescado ecológico es aquel que se pesca con métodos sostenibles, sin esquilmar el mar, sin destruir los fondos y sin agotar la especie.  La pesca sostenible permite la recuperación de los caladeros y respeta los ciclos naturales de reproducción, los tamaños mínimos y al resto de especies de la zona de pesca.

Por lo tanto, aunque puedes comprar conservas de pescado ecológicas, en ocasiones verás que lo ecológico es el aceite o el resto de ingredientes de la conserva, no el pescado en sí. Algo es algo, claro.

Por suerte, existen conserveras que sí practican la pesca sostenible y elaboran conservas de atún ecológico, caballa, sardinas, mejillones y demás delicias de bajura.

Si compras conservas de pescado y marisco de estas conserveras, estarás apoyando a la economía de las pequeñas comunidades rurales costeras y al entorno marino que nos es más cercano.

¡Ayudemos al mar a seguir siendo rico y vivo!

.