Postres ecológicos

Primer plato, segundo plato, ¡y postre! El último bocado es muchas veces el que más ilusión hace. El postre es el regalo final en una buena comida, el que pone el broche de oro a un buen almuerzo e incluso el que sube el nivel de un menú algo flojillo.

Tómalos solos o acompañados de fruta, y tendrás un postre ecológico y muy completo. ¿Con cuál te quedas?

.

¿Por qué comprar postres ecológicos saludables?

Confiesa: vas a querer postre.

Después de comer, siempre apetece un detallito dulce para cerrar el menú. Es el punto final que completa la sobremesa. De hecho, cuando no hay postre suele quedar la sensación de que la comida no ha estado completa.

Que falta algo, vamos. ¿Te lo has parecido alguna vez?

El problema es cuando quieres darte el gusto pero luego viene la culpa. Que si las calorías, que si solo es un capricho, que si no es nutritivo, que si estropea la dieta… ¿Merece la pena castigarse?

Así que lo ideal es regalarse el momento dulce, pero hacerlo de manera que esté bien integrado en tu alimentación. Que sea un apoyo en una dieta equilibrada, no un desestabilizador. Doble satisfacción.

¿Cómo conseguirlo? Siendo un poquito indulgente y controlando qué postre te permites.

Los postres saludables no son necesariamente aquellos que tienen muy pocas calorías. Al fin y al cabo, es usual que tengan azúcares. La cuestión es que aporten algo más: fibra, proteína de calidad, vitaminas,  minerales… Es decir, que sean un alimento más completo.

Tienes permiso para caer en la tentación. Tan solo atiende a los valores nutricionales y trata de compensar el postre con el resto de la comida para seguir una alimentación equilibrada.

.

¿De verdad importa que sean postres ecológicos?

Que el postre sea un pequeño capricho dulce, para después de comer, no significa que no sea igualmente importante en materia de sostenibilidad.

Es conveniente comprar alimentos ecológicos independientemente de si son «importantes» o no. Porque en cuestión de protección ambiental todos son siempre importantes, incluso los pequeños postres, las golosinas y los aperitivos.

Los productores de postres ecológicos cumplen una importante labor. Recuerda  los beneficios de los alimentos orgánicos:

  • Reducen la polución ambiental, ya que en su cultivo no se utilizan productos químicos contaminantes.
  • Tendrían menor toxicidad derivada de esos mismos químicos contaminantes. También se evitan los aditivos artificiales.

Por eso, se reduce el riesgo de reacciones adversas a esas sustancias. Solo consumes lo que ves, comida con sus nutrientes naturales.

  • Tienen mayor concentración de nutrientes. Los ingredientes de estos postres ecológicos se recolectan en su momento justo, respetando los ciclos naturales. La fruta, en su punto, madura y con todos sus nutrientes tal y como los esperas.
  • Son un motor económico. Las pequeñas explotaciones requieren más trabajadores, por lo que se fomenta la economía rural y el sostén de las comunidades del campo.

Como ves, los postres ecológicos son dulces en todos los sentidos. Ricos para el paladar, la salud, el campo y el medio ambiente. ¿Por qué resistir la tentación?

.