Alimentos para bebés

Elegir la comida de los chiquitines de la casa es una gran responsabilidad. Los alimentos para bebés te ayudan en el día a día, te quitan trabajo y, como son ecológicos, te darán mucha tranquilidad.

Sanos y deliciosos. ¡A relamerse y a manchar el babero!

.

¿Por qué comprar alimentos ecológicos para bebés?

Seguramente empezaste a consumir productos ecológicos después de muchos años de alimentación convencional.

Suele ser una decisión que se toma conscientemente, pensando en la salud y en la protección ambiental.

Pero tus hijos no tienen por qué esperar. Si tú sabes lo que es bueno para ellos, querrás dárselo desde el primer momento. De ese modo, para ellos la alimentación ecológica no es proceso, sino «comer», sin más. Es la mejor educación posible.

La alimentación infantil es un asunto delicado que conviene analizar con detalle. Los cuerpecitos de los bebés y los niños pequeños están desarrollo. Carecen de la fortaleza y las defensas del organismo de los adultos, y los detalles en la nutrición pueden marcar a su crecimiento y salud.

Por eso hay que fijarse tanto en que su alimentación sea equilibrada. Ellos no pueden elegir (y si pudieran, te pedirían dulces), así que te corresponde a ti crear un menú donde haya una cantidad correcta, equilibrada y adaptada a su edad de hidratos de carbono, grasas, proteínas y micronutrientes.

Pero es que, además, debes pensar en lo que no deben ingerir. Sus organismos en desarrollo, y con las defensas en formación, son más sensibles a las sustancias nocivas del entorno y la comida.

¿Qué evitas dándoles alimentos ecológicos?

Sobre todo, que ingieran compuestos químicos tóxicos procedentes de la agricultura y ganadería convencional:

  • Frutas y verduras que se han cultivado utilizando pesticidas, herbicidas y fertilizantes químicos sintéticos. Pueden quedar trazas de estas sustancias en la comida. La cantidad que el cuerpo adulto puede asimilar es mucho mayor que la de un bebé, por lo que hay que ser más precavidos.
  • Carnes y pescados de animales de granja industrial, sometidos a grandes dosis de antibióticos y medicamentos que, como en el caso anterior, pueden llegar a los potitos.

En cambio, las carnes y vegetales ecológicos se producen sin utilizar este tipo de sustancias químicas contaminantes y potencialmente tóxicas.

.

Los alimentos preparados infantiles ecológicos, la mejor elección

Otra carencia de la comida infantil preparada convencional es su receta. Esto es especialmente importante cuando le damos al bebé alimentos «adultos» pensando que son inofensivos, como unas galletas normales y corrientes.

En ocasiones estos alimentos tienen demasiado azúcar, grasa o sal. Se alejan mucho de lo que se entiende por alimentación equilibrada, y a la larga son en parte responsables de males como la obesidad infantil. Males que, con el tiempo, se reflejan en la salud de adultos.

Los preparados ecológicos para bebés, sin embargo, no tienen azúcares añadidos, exceso de grasas o de sal. Su formulación está más controlada y los sabores son naturales y auténticos. Por ejemplo, unas galletas donde el dulzor se lo da la propia fruta.

Fáciles de usar y de transportar, nutritivos y muy ricos. ¿Qué potito merendará hoy tu bebé?