Desayuno

La mejor manera de empezar la jornada es con un desayuno ecológico, saludable y equilibrado. ¿Cuál es el tuyo? ¿Eres más de tostadas con mermelada o de cereales? ¿Café o té?

Complétalo con fruta fresca, ¡y a comerse el día!

.

Empieza bien el día con un desayuno saludable

Sobre gustos no hay nada escrito. A la hora de desayunar, todo depende de las culturas, de las costumbres de cada familia y de la apetencia de cada día. El desayuno marca la infancia y de mayores buscamos lo que teníamos, ¿verdad?

Es posible que hoy desayunes muy parecido a como lo hacías cuando tenías diez años.

Hay algunos grandes clásicos que se han agarrado fuerte a la silla del desayuno: los cereales, las tostadas, el aceite de oliva, la mermelada, la miel, la fruta, el yogur… Así como las galletas, el bizcocho o la bollería.

Estos y muchos otros son los alimentos que protagonizan la compra del desayuno.

Al igual que no comes cada día lo mismo, ¿por qué repetir siempre el mismo desayuno? Ve cambiando y alegra el paladar con alimentos distintos, saludables y ecológicos. ¿Sabes cómo debe ser tu desayuno ideal?

.

¿Cómo es un desayuno ideal?

El desayuno perfecto no existe, pero sí existe el desayuno ideal para ti. Es el que se adapta a tus circunstancias personales de salud, necesidades nutricionales y gustos.

Eso sí, que no exista un desayuno perfecto no quiere decir que comas cualquier cosa a primera hora de la mañana.

Presta atención. Da igual si comes de todo, si tienes alguna limitación por intolerancia alimentaria o si practicas el vegetarianismo o el veganismo.

En todos los casos, y salvo indicación de tu nutricionista, un desayuno saludable y completo debería contener una cantidad equilibrada de carbohidratos, proteínas y grasas. Necesitas todos estos nutrientes y, además, los micronutrientes como vitaminas y minerales.

Después de varias horas de ayuno nocturno, el cuerpo está deseoso de que le des combustible para mover el motor, proteína para fortalecerse y micronutrientes para regular su actividad.

Por lo tanto, conviene que el desayuno sea variado y que tenga más de un alimento. Por ejemplo:

  • Tostadas de desayuno, sí, pero de pan integral, con aceite de oliva, tomate crudo y algo de proteína, como queso. O con mantequilla y mermelada. ¡O con aguacate ecológico!
  • Desayuno de frutas, sí, pero con un muesli integral y proteína. ¿Qué tal un huevo duro? ¿Y con unas semillas o frutos secos, que aportan ácidos grasos saludables y proteína de calidad?
  • Unas gachas de avena, sí, genial para una mañana exigente en energía. ¡Pero dales sabor y más nutrientes con fruta fresca, frutos secos o miel!

En definitiva, te sugerimos que desayunes pensando en tus limitaciones y gustos. Pero siempre siempre debes comprar alimentos que te permitan crear un menú completo que te aporte lo que necesitas, que no repitas lo mismo durante días, semanas, ¡o años!

Y que sea un desayuno ecológico, por supuesto.

.