Harina ecológica

¿Buscas harina ecológica para hacer pan, repostería o rebozados? ¿Quieres alternativas sostenibles sin gluten? Como puedes ver en nuestro surtido, las opciones van mucho más allá del trigo. Integrales o refinadas, con y sin gluten, hay harinas para el gusto de todas las cocinas y hornos.

¡Que el aroma del pan invada tu casa!

.

¿Qué tipo de harina ecológica quieres comprar?

El mundo de las harinas es tan grande que merece la pena darse un paseo más allá del trigo, el maíz o el centeno. Esos son los cereales más comunes en la gastronomía europea, pero créenos, cuando empieces a probar alternativas, no vas a parar de experimentar.

Ahora bien, ¿de dónde vienen estas harinas? Hay alternativas que debes conocer:

  • Harinas ecológicas de cereal.

Trigo, centeno y maíz, como hemos mencionado, pero también la harina de arroz, de espelta, avena, cebada, alforfón… En realidad, si existe un cereal, existe su harina.

  • Harinas ecológicas de legumbres.

Una vez secas, las legumbres pueden molerse para formar harinas muy nutritivas y ricas en proteína vegetales. Querrás comprar la de garbanzo para algunas recetas de inspiración árabe e india o para rebozados en frituras muy nuestras.

  • Harinas de semillas y frutos secos.

Por ejemplo, la harina de almendra, ingrediente que no puede faltar en la repostería tradicional, desde la tarta de Santiago a los mazapanes navideños.

  • Harinas de tubérculos.

La patata, la yuca o la chufa (sí, la de la horchata) son tubérculos de los que se obtienen ricas y saludables harinas.

¿Te esperabas tantas alternativas? El mundo de las harinas es inmenso y lleno de posibilidades. Pero, eso sí, asegúrate siempre de que sean ecológicas.

Las harinas de plantas de agricultura ecológica son una garantía de calidad. Por un lado, te aportan los beneficios naturales de los alimentos no modificados genéticamente. Por otro, no llevan a tu cocina ninguna sustancia química sintética como las propias de la agricultura convencional.

En la producción sostenible se reducen las emisiones contaminantes y se ayuda al sostén de las comunidades agrícolas rurales. Con estos ingredientes, ¿se podría hacer un pan mejor?

,

¿Cómo usar las harinas ecológicas?

Antes de lanzarte a probar muchas harinas, piensa que no todas sirven para las mismas preparaciones. Cada una tiene sus particularidades, sabores, texturas, usos y técnicas.

Así, si compras harina ecológica para hacer pan, no deberías apostar por la de garbanzos o la de arroz. O, al menos, no exclusivamente, porque son harinas que necesitan de la fuerza de otras, como la de trigo, para subir bien y formar buenas hogazas.

Y la harina de almendra es magnífica para repostería, pero si quieres hacer unas tortillas mexicanas, apuesta por el maíz.

Así que empieza pensando en qué mundo culinario quieres entrar, investiga las recetas y ¡manos a la masa!

.

¿Hablamos del gluten en la harina?

Cuando compres harina ecológica debes considerar la presencia del gluten, por supuesto. Si padeces de celiaquía, ya sabes que no puedes consumir harinas de trigo, centeno, avena o cebada.

Por suerte, el cada vez mayor surtido de alternativas en las harinas te permite disfrutar de la cocina, la panadería y la repostería como cualquiera.

Eso sí, la intolerancia al gluten te obliga a aprender los trucos para sustituir las harinas que no te convienen. ¡Más razón todavía para experimentar! Que la celiaquía no te impida disfrutar del pan, de las tartas ni de unos canelones con cremosa bechamel.

¡A disfrutar con las harinas ecológicas!