Cuidado facial

Si la cara es el espejo del alma, entonces la piel del cutis es un fiel reflejo de la salud, tanto interior como exterior. Justo por esto, es vital cuidarla desde muy temprana edad y nunca dejar de hacerlo a lo largo de los años. Los productos de cuidado facial son un aliado perfecto para lograr una piel nutrida, sana y joven.

.

¿Para quién es la cosmética facial natural?

Todos, sin excepción, necesitamos prestar cuidados a la piel del cuerpo, y más especialmente a la dermis del rostro. A la hora de usar cosmética facial, la edad o el género es lo de menos.

 

La piel de la cara es la más fina y también la más expuesta. Así se entiende que también sea la más delicada. Además, su apariencia es lo primero que físicamente salta a la vista, nuestra carta de presentación.

Por otro lado, el envejecimiento es un proceso vital del que nadie escapa, pero es posible ralentizarlo y conseguir frenar y posponer algunos de sus signos más evidentes.

No se trata de conseguir hallar la fuente de la juventud, pues es bien sabido que (al menos por el momento) no existe. ¿Cómo actuar entonces? Toma nota de estos tres conceptos clave: limpieza, protección y constancia, no necesitas más.

.

Qué productos comprar para el cuidado facial

  • Cada cutis es un mundo. Ante un mismo tipo de producto, diferentes pieles pueden obtener resultados contrapuestos. La base del éxito reside en el autoconocimiento.
  • Prestar atención a las necesidades específicas propias multiplicará los efectos y beneficios de la cosmética facial.
  • Por ejemplo, las pieles adolescentes requieren de una mayor higiene y frecuencia de desinfección, ya que generan más cantidad de sebo, que puede derivar en la aparición de las temidas y antiestéticas espinillas.
  • Los jabones faciales purificantes, los tónicos refrescantes que cierran de forma efectiva los poros y el roll antiacné que seca los abscesos y evita los puntos negros son artículos de gran utilidad. Además, al ser cosmética facial ecológica, conseguirá todo esto sin irritar lo más mínimo.
  • De igual manera, la hidratación debe estar presente en la rutina facial a cualquier edad, puesto que la piel de la cara pierde agua continuamente durante todo el día y la noche.
  • Una buena crema facial natural retendrá esta humedad y ralentizará la aparición de arrugas provocadas por la evaporación. Eso sí, es importante elegir nuestra crema facial ecológica en función del tipo de dermis: seca, mixta, grasa o sensible.
  • ¿Y qué hay del suero?
  • El sérum facial es un tratamiento complementario que se utiliza antes de la crema.
  • Tiene mayor concentración de principios activos (antiarrugas, revitalizante, efecto lifting…). Por lo tanto, es ideal para pieles a partir de la treintena. Actúa solo en las capas más profundas, así que recuerda que no puede sustituir a la crema hidratante, siempre debe ser utilizado junto a ella.
  • ¿Algo más?
  • Para rostros que necesitan un cuidado extra, nada mejor que la rosa mosqueta.
  • El aceite puro y 100 % biológico de esta flor tiene propiedades regeneradoras y protectoras muy potentes. Su uso en formato líquido o crema mejora el aspecto y el tacto del rostro, nutriéndolo y reparándolo como ningún otro producto natural.
  • Por último, no dejes atrás otras zonas como los labios y los ojos. Aplícate bálsamo o manteca de karité para lograr que siempre estén suaves y bien protegidos contra agresiones externas como el sol, el viento o incluso la calefacción.
  • Cuídate, por tu cara bonita.

.