Semillas ecológicas

¿Qué vas a plantar esta temporada? Tu huerto urbano espera con ilusión las semillas ecológicas que tenemos para ti. Hortalizas, plantas aromáticas y hierbas medicinales llenarán tu hogar de aromas, colorido y respeto. ¡A sembrar!

.

¿Qué son las semillas ecológicas?

Las plantas brotan de las semillas y, según sean estas, así serán aquellas. «De tal palo, tal astilla», como se suele decir. Por eso es importante tener una buena simiente. Si queremos una planta fuerte y sana, que forme parte de un ecosistema rural limpio y sano, debemos tener buena simiente.

Y esas son las semillas ecológicas.

Pero ¿qué es exactamente una semilla ecológica? Estas simientes tienen estas características:

  • Proceden de plantas ecológicas. Es decir, son plantas cultivadas sin las sustancias químicas sintéticas propias de la agricultura industrial (pesticidas, herbicidas, fertilizantes…).
  • Son biológicamente naturales. No han sido modificadas genéticamente, es decir, no son semillas transgénicas.
  • No han sido tratadas. Las semillas convencionales pasan por algunos tratamientos, como los pesticidas. Las ecológicas se salvan de eso, lo que ves es lo que hay, de modo que no contaminan el entorno ni son tóxicas para los animales.

En definitiva: las semillas ecológicas son las semillas que encontrarías en la propia naturaleza.

.

¿Cuáles son las ventajas de comprar semillas ecológicas?

Preferir estas simientes es una cuestión de responsabilidad con tu propia huerta, tu salud y la protección del medio ambiente.

¿Por qué es importante comprar semillas ecológicas?

  • Conservan la biodiversidad

El uso intensivo de semillas convencionales crea una homogeneización biológica de los cultivos. Vamos, que se puede estar usando la misma variedad desde España hasta Eslovenia, cuando antes había miles de variedades locales diferentes, adaptadas a las características del suelo y el clima de cada zona.

Si usas semillas ecológicas y variedades locales antiguas, mantienes la biodiversidad y conservas ese «almacén» genético necesario, la heterogeneidad imprescindible que garantiza cultivos más fuertes, y plantas más especiales y únicas en cuanto a sabor y nutrientes.

La diversidad garantiza mayor seguridad alimentaria y evita la pérdida masiva de cosechas.

  • Son fértiles

Las semillas ecológicas crean plantas que pueden dar semillas funcionales. Puedes seguir el ciclo natural… como es natural.

Es estimulante aprender a conseguir tus propias semillas y crear un semillero familiar que se puede utilizar una y otra vez.

  • Dan más variedad a tu alimentación

Hay más opciones en aspectos como el sabor, el aroma o el color. Los sabores son más naturales, más «de verdad».

  • Luchas contra el oligopodio agrícola

Las grandes compañías transnacionales controlan la producción y distribución de las semillas de la agricultura industrial, disminuyendo o destruyendo la independencia de los campesinos. La semilla ecológica es una reacción contra este abuso y da a los pequeños agricultores la capacidad de decidir qué siembran y cómo.

Y como generan semillas fértiles, pueden seguir aprovechándolas indefinidamente, en vez de comprarlas cada año.

  • Proteges el medio ambiente

Si compras semillas ecológicas, apoyas la actividad de los productores, que las consiguen utilizando métodos de cultivo respetuosos con el medio ambiente. Tu acción cuida del medio ambiente.

Eso sí, cuando las cultives, ¡sigue la cadena con los métodos de la agricultura ecológica!

¿Te imaginabas que una pequeña simiente escondiera tantas virtudes? Las semillas ecológicas  son el germen de un acto de salud, respeto, responsabilidad y activismo. ¡Siembra ecológico!

.