Ékolo

ekoloLa buena alimentación no solo debe ser saludable, equilibrada y sostenible. Debe ser consciente y responsable. Esa es la idea del slow food, una filosofía vital que Ékolo sigue con todo convencimiento.

Hay que saber lo que se come y, por supuesto, disfrutarlo cuando lo hacemos, parándonos para apreciarlo.

¿Y qué comes con Ékolo? Conservas de verduras y frutas que se salen de escala en sabor y nutrientes.

Todo gracias a su método de producción.

Los campos de Ékolo se encuentran en Arróniz, en Navarra, donde cultivan hortalizas y frutas siguiendo al dedillo las particularidades de la agricultura ecológica. La recolección, en temporada y de producto local, claro.

Ese mismo espíritu eco lo tienen en la conservera construida para un mínimo impacto. Aprovecharon la forma del terreno para que el trabajo en la planta fuera agradable y respetuoso para las personas y el entorno.

Han pensado en cada eslabón de la cadena para poder ofrecernos las mejores conservas de frutas y verduras.

Nada de cámaras frigoríficas, congeladores, aditivos ni procesos agresivos. Cuanto menos «se toque», mejor, defienden. El resultado les da la razón y cuando pruebes sus zumos, mermeladas, salsa de tomate y verduras de la huerta navarra vas a estar más que de acuerdo.

.