Nueca

nueces nuecaEn Nueca lo saben todo sobre las mariposas.

¿Acaso estudian esos bonitos insectos? No.

En Nueca trabajan con nueces. ¿Entonces? Mira, piensa en la parte que te comes. ¿Verdad que cada mitad parece una mariposa? Así se llama a la pulpa.

Después de cinco generaciones «criando mariposas», la familia que hoy forma Nueca dio el salto al cultivo ecológico en su finca de Caravaca de la Cruz, a 1200 metros de altitud.

En este municipio murciano, situado en las alturas de sierra Seca lindando la sierra del Segura, el frío aire invernal, las muchas horas de luz mediterránea y el suelo fértil hacen crecer unos nogales vigorosos.

Beben del agua del deshielo y ofrecen unas nueces excepcionales.

Con esas condiciones, ¿qué se puede hacer sino abrazarlas y reforzarlas con la agricultura ecológica? Respetar los ciclos naturales, abonar con fertilizantes orgánicos, cuidar de las plantas sin dañar el entorno… Todo suma e importa.

Nueca mima a sus nueces con paciencia y las recolecta entre septiembre y octubre, cuando están en su punto perfecto. Son pequeñas, oscuras, muy sabrosas y aromáticas.

Envasadas al vacío conservan sus propiedades y se evita que se pongan rancias. Perfectas a cualquier hora, aunque ya te decimos que, una vez empiece el picoteo, ¡van a durar muy poco!