Cómo seleccionar, conservar y germinar las semillas del tomate
Iniciar sesión
Ver carrito

Cómo seleccionar, conservar y germinar las semillas del tomate

Publicado en Blog, Huerto ecológico, Semillas - semilleros | 7 comentarios »

¿Te gustaría saber cómo germinar las semillas del tomate?. Si tienes un Huerto Ecológico, seguro que no faltan las tomateras. Incluso en los Huertos Urbanos es habitual cultivar diferentes variedades de tomate, incluyendo el cultivo del tomate cherry.

Y no es de extrañar, el tomate es un fruto delicioso que nos aporta grandes beneficios a la salud, de hecho, ya hemos escrito sobre las propiedades del tomate en el blog y te recomiendo que lo leas.

En menos de un siglo, el tomate se ha convertido en un cultivo alimenticio de los más importantes y con mayor superficie sembrada en todo el mundo.

En la semilla del tomate y su germinación se encuentra el potencial de rendimiento de la planta que tendremos en nuestro huerto. De ahí la importancia de observar a conciencia la selección, conservación y germinación de las semillas del tomate. Y si el cultivo del tomate todavía se te resiste, en este post te damos 10 tips para cultivar los mejores tomates.

El intercambio de semillas, así como de esquejes y hasta plantas, es una pieza clave en la agricultura urbana y periurbana, así como lo ha sido tradicionalmente en la conservación de la biodiversidad. Eso sí, procura obtener tus semillas siempre de frutas y verduras ecológicas.

.

Selección de las plantas para producir semillas

En tu huerto tienes que identificar la planta con las mejores características, que más cantidad haya producido y que no presente ninguna plaga, enfermedad o defecto.

A su vez, el mejor o los mejores frutos de esa planta, serán los que seleccionarás para extraer las semillas, limpiarlas y reservarlas correctamente.

En la observación de la planta debes tener en cuenta que ésta no presente ningún tipo de mancha o marchitez, al igual que los frutos. Si los frutos no llegan a la forma o color óptimos, puede deberse a una carencia de nutrientes.

La mayor parte de las características de la planta anterior se transmitirán a la siguiente generación, por lo cual, es fundamental hacer una buena elección.

.

Conservar las semillas

Algo que tienes que considerar especialmente a la hora de conservar las semillas para su intercambio o para resiembra, es anotar los detalles de la cosecha de la que provienen. Puedes registrar toda esta información en tu Cuaderno de Campo.

En el mismo sobre de papel en que guardes las semillas (una vez secas), toma nota de la fecha de selección o extracción de las semillas, incluyendo día, mes y año, así como la variedad de tomate, el lote, la finca o la huerta en la que se cosechó.

La semilla de tomate tiene una gran resistencia al almacenaje por periodos de tiempo que pueden llegar a los 5 años a temperatura ambiente. Es importante que se conserve un mínimo de humedad (alrededor del 5 al 6%), por lo que se recomienda utilizar papel.

Tanto las condiciones como el tiempo durante el cual se almacenen, las semillas del tomate podrían ir perdiendo viabilidad. Es decir, cuanto más tiempo tardes en sembrarlas, menos semillas germinarán.

.

Selección de las semillas

En el tomate se pueden encontrar hasta 200 semillas por fruto. La semilla tiene un máximo de 5 mm de largo y 4 mm de ancho por 2 mm de profundidad.

Sobre las partes de la semilla podemos decir que está compuesta por embrión, endosperma y testa. Esta última tiene aspecto piloso, cuyas protuberancias tienden a entrelazarse con las de otras semillas, dificultando su dosificación al momento de la siembra.

Las protuberancias de la testa son remanentes de las paredes celulares laterales de la cobertura del óvulo que se fue desintegrando durante el desarrollo de la semilla.

El tamaño de la semilla es un determinante de su vigor, son las más pequeñas las que germinan más rápido. Esto está relacionado con el tamaño del endosperma que, al ser más angosto, no impide la aparición de la  punta de la radícula.

La alimentación que pudo brindar la planta durante el desarrollo de la semilla establece la una mayor cantidad de reservas y, por ende, estas semillas tendrán mayor vigor.

Las semillas que presenten un aspecto descolorido y estén blandas tendrán que desecharse, pues es posible se trate de semillas muertas o invadidas por mohos.

.

Germinación de las semillas de tomate

El tomate (Solanum lycopersicum L. = Lycopersicum esculentum Mill), es una planta nativa de América tropical, cuyo centro de origen se localiza en la región Andina.

A raíz de su origen, tiene mejores aptitudes para germinar en temperaturas moderadas como 15 °C de media mínima nocturna y 20 °C de media diurna, con importantes niveles humedad ambiente.

Igualmente germina desde los 10 a los 35 °C y las plántulas toleran heladas cortas (de algunas horas) a no más de -4 °C.

.

Germinación de las semillas de tomate tiene 3 fases:

  • La imbibición de agua: en esta fase se produce una rápida absorción de agua, que se considera que dura 12 horas, durante los cuales satisface los requerimientos hídricos para comenzar la germinación.
  • Reposo: durante unas 40 horas posteriores a la imbibición, no se observa ningún cambio en la anatomía de la semilla, pero se producen importantes cambios enzimáticos durante los cuales la humedad de la semilla permanece constante.
  • Crecimiento de la radícula: se considera que unas 56 horas después del inicio de la imbibición, a unos 20 °C comienza la multiplicación celular en una semilla normal, lo que aumenta el tejido vivo responsable del aumento de contenido de humedad volviendo a absorber agua.

Para la germinación óptima, la semilla necesitará un 50 al 75% de humedad, si es superior a eso se impide la llegada de oxígeno imposibilitando la germinación.

En la planta de tomate, con las condiciones ambientales óptimas, la raíz principal crece alrededor de 2,5 cm por día hasta llegar a una longitud de 60 cm de profundidad. Simultáneamente desarrolla raíces secundarias y adventicias, pudiendo abarcar una extensión de 1,5 metros de diámetro.

La planta forma un tallo principal y un sistema de ramificaciones que puede alcanzar unos 60 cm de alto. Como el diámetro del tallo principal puede ser un poco débil para soportar los frutos, puedes sujetarlos con guías para evitar que se quiebren.

7 comentarios a Cómo seleccionar, conservar y germinar las semillas del tomate

  1. yo las dejo a macerar en su propio caldo hasta 3 dias antes de lavarlas de forma que fermente la materia que rodea la semilla, de esta forma salen limpias totalmente y entiendo que mas sanas.

  2. Rossy ha comentado el 9 de febrero de 2015

    Tengo una pregunta, puede parecer tonta, pero igual es una duda. ¿puedo extraer las semillas de un tomate que estuvo en la nevera?

  3. Angie ha comentado el 18 de enero de 2016

    Hola, las semillas las debo dejar secar antes de sembrarlas? O cuanto tiwmpo pueden estar sin sembrar y mantenerse sanas?

  4. es normal que las semillas tenga un color como rojo pero en unas partes, la pregunta es porque han estado publicando una contaminación de sangre en las frutas. gracias

  5. Es importante el momento de la siembra? puedo sembrar las semillas en cualquier momento del día o hay un momento específico ?

  6. Pamela ha comentado el 14 de febrero de 2018

    Hola,

    Como escribieron sería mejor dejar las semillas hasta 3 días antes de secarlas.

    Y qué fecha es buena o cuando se deben plantar. Y el plantar tiene alguna forma distinta a lo que me puedo imaginar, tierra se hace un hoyo se tapa y se riega. Aunque parezca obvio no sé si es así.

    Saludos

Publicar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

  • Responsable: Naturvegan Ecológico S.L.
  • Finalidad: Moderar comentarios y responder a consultas.
  • Legitimación: Consentimiento.
  • Destinatarios: No se comunicarán los datos a terceros.
  • Derechos: Acceso, rectificación, oposición, cancelación, portabilidad y no limitación del tratamiento y derecho al olvido.
  • Información adicional: Consulta nuestra Política de privacidad.