Cómo proteger a las plantas de las heladas, el viento y el granizo
Iniciar sesión
Ver carrito

Cómo proteger las plantas de las heladas

Publicado en Blog, Cuidados del huerto, Huerto ecológico | 7 comentarios »

Con el cambio de estaciones comienzan también las preocupaciones por proteger de heladas las plantas, ya sea que estén en la terraza o el jardín.

Aunque las temperaturas bajas son un fenómeno natural y recurrente, los cambios en la variabilidad climática durante las últimas décadas hacen que las heladas se produzcan de forma inesperada e, incluso, en zonas donde no ocurrían normalmente.

Las heladas son eventos climáticos que generan gran preocupación y, si bien la vulnerabililidad depende en gran medida de la especie, también hay algunos factores de exposición con los que es posible mitigar los efectos.

.

¿Qué son las heladas?

Aunque los términos “helada” y “congelación” se utilicen de forma indistinta y bajo la vaga definición de temperaturas iguales o inferiores a 0°C, técnicamente existen dos tipos de helada:

  • Helada de advección: también llamadas “heladas viajeras”, son las que se originan por irrupción de aire frío, producidas generalmente durante el invierno, que invade ocupando las capas bajas de la atmósfera.
  • Helada de irradiación: ocurre por la pérdida de calor producidas durante la noche, cuando el enfriamiento es muy fuerte el vapor de agua se condensa y se forman gotas de rocío en forma de escarcha. Estas ocurren con más frecuencia en primavera y otoño, aunque también se producen en invierno, cuando pueden combinarse con las de advección.

Esta diferenciación resulta importante a la hora de reconocer qué medidas de protección es posible tomar para resguardar nuestro jardín o huerto de las heladas.

.

Cómo proteger las plantas de las heladas

Las técnicas de protección normalmente se dividen en métodos directos (o activos) e indirectos (o pasivos) que pueden considerarse según el tipo de heladas o fríos intensos que se produzcan en la zona donde se ubica el cultivo.

.

  • Pasivos o indirectos

En estos métodos se incluyen las precauciones a partir de técnicas biológicas o ecológicas que se ponen en práctica desde la elección de las especies y variedades adecuadas a la zona (preferentemente autóctonas).

Por otra parte, el emplazamiento donde se ubica el huerto, la distribución y orientación en la ornamentación del jardín, puesto que el frío tiende a acumularse en las zonas más bajas, pero puede retenerse (hasta cierta medida) en la parte superior de los obstáculos como muros y setos.

Por otra parte, suelos pedregosos se enfrían más que los suelos compactos. El enfriamiento suele intensificarse por la noche, cuando el suelo va perdiendo el calor acumulado durante el día, por lo que, además del tipo de sustrato, la cobertura tiene fundamental importancia. Un suelo cubierto por vegetación u hojas secas acumulará más calor que un suelo seco.

En el caso de las macetas, habrá que acondicionar su exterior, envolviéndolo con papel,  y parte inferior, con unos tabiques para permitir que el aire circule debajo, para limitar al mínimo el enfriamiento excesivo.

.

  • Activos o directos

Este tipo de protección incluye procedimientos para crear un entorno o microclima que mantenga las plantas fuera de peligro de heladas.

Los procedimientos tienen dos enfoques: el de suministrar calor y el de aprovechar el calor.

  • Para suministrar calor, en cultivos medianos e invernaderos, suelen utilizarse sistemas de riego por aspersores y máquinas de viento, que demandan una considerable energía.
  • Para aprovechar el calor, en el caso de jardines y terrazas, pueden utilizarse cubiertas plásticas temporales. Será importante controlar las condiciones, o bien cubrirlas sólo durante la noche o sólo cuando hay riesgo de que se produzcan heladas.

En las zonas geográficas donde las temperaturas bajo cero pueden mantenerse durante bastante tiempo durante el invierno, puede resultar económicamente ineficiente utilizar sólo medidas activas, puesto que estas demandan demasiado trabajo y energía.

Las técnicas pasivas suelen ser las más adecuadas cuando se trata de heladas de advección, mientas que los métodos activos resultan recomendables para las haladas de irradiación, las que normalmente se producen en otoño y primavera.

.

Bibliografía

  • “Protección contra las heladas: fundamentos, práctica y economía. Volumen 1”, Richard L. Snyder y J. Paulo de Melo-Abreu, FAO. 2010.
  • “Protección contra las heladas”, José Luis Fuentes Yagüe. Servicio de Extensión Agraria, Ministerio de Agricultura, Pesca y Alimentación de España. 1987.




7 comentarios a Cómo proteger las plantas de las heladas

  1. me falta la receta casera para preparar el abono rico en potasio. Gracias. Me son de mucha utilidad vuestras indicaciones para las heladas.

  2. Como recuperar el cultivo de maiz despues de una fuerte granizada

  3. no es tan tan mal

  4. Quiero saber como se llama esta ptactica. De cubrir las raices de las plantas para protejerlas de las heladas… porfavor. Gracias

  5. Como tapar los arbolitos de naranjos pequeños

  6. Soledad ha comentado el 8 de julio de 2018

    Muy interesante el contenido. Gracias por publicar.

  7. Muy buen post, sumamente útil e interesante
    saludos

    Nicolás

Publicar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

  • Responsable: Naturvegan Ecológico S.L.
  • Finalidad: Moderar comentarios y responder a consultas.
  • Legitimación: Consentimiento.
  • Destinatarios: No se comunicarán los datos a terceros.
  • Derechos: Acceso, rectificación, oposición, cancelación, portabilidad y no limitación del tratamiento y derecho al olvido.
  • Información adicional: Consulta nuestra Política de privacidad.