MENUMENU

¿Qué plantar y sembrar en el huerto en verano? Cuidados del huerto y cómo preparar semilleros y trasplantar

Publicado en Blog, Huerto ecológico | Sin comentarios »

huerto verano

El verano es un buen momento de producción para los huertos (ya sean urbanos o en el campo), siempre que la climatología no sea extrema, que el riego esté presente en su justa medida y que los cuidados sean los correctos.

Un huerto de verano es aquel que se realiza en una climatología concreta con una temperatura que puede ir de los 10ºC de mínima a los 40ºC de máxima. La huerta de verano responde a un clima cálido y sin demasiadas precipitaciones, por lo que el riego se deberá ajustar a la climatología concreta de cada lugar, a las precipitaciones que existan a lo largo de la temporada, y aunque no hay una regla generalizada sobre el riego en verano, deberá ser abundante porque con las altas temperaturas es fácil que las plantas se sequen.

El riego es indispensable y usaremos un tipo de riego constante y suave o uno más esporádico, pero más profundo según el tipo de planta que plantemos en nuestro huerto.

El huerto también necesitará disponer de abundantes horas de luz, mínimo 6 horas diarias de luz directa y se recomienda un máximo de 8 horas. La cantidad de luz directa que reciban las plantas cultivadas influirá en la humedad de la tierra y deberemos aplicar los riegos periódicos según las características de nuestra huerta para asegurarnos de que las plantas puedan crecer de forma correcta, fuerte y darnos buenas cosechas.

En un huerto de verano es importante tener en cuenta las plagas, ya  que es un momento del año en el que la climatología es favorable para el nacimiento y la expansión de éstas.

Las plagas más habituales y conocidas del verano son las siguientes:

Pulgones comunes que son fáciles de erradicar, la mosca blanca, que es atraída por el pulgón; hormigas, escarabajos y cochinillas, mariposas, caracoles, orugas y gusanos, arañas rojas, topos, ratones y aves. Puedes leer mucha información últil sobre cómo prevenir y tratar plagas de manera ecológica.

También vamos a necesitar prestar especial atención a ciertas labores culturales, es decir, a aquellas acciones necesarias para que las plantas puedan crecer y desarrollarse en unas condiciones óptimas para poder sacarles el máximo partido.

Además, deberemos nutrir el suelo de cultivo con tierra de diatomeas, humus de lombriz, compost o biopreparados para enriquecer y aumentar su fertilidad. También es beneficioso empajar o acolchar el suelo, y realizar ciertas labores de mantenimiento como podar las hojas y partes de las plantas que lo necesiten, realizar el tutorado, es decir, fijar una guía para que crezcan en una dirección concreta y de forma vertical y erguida, o controlar las plantas espontáneas y las plagas.

Durante el verano es una buena época para plantar gran variedad de plantas y aprovechar que es un momento de destello y auge del huerto.

Entre las hortalizas y verduras que podremos cosechar en este tiempo están por ejemplo: apios, apio nabo, berenjena, calabacines, cebollas, coliflores, colirrábanos, escarolas, fresas, habas, hinojo (en zonas con clima atlántico), judías y alubias, guindillas, lechugas, patatas, pepinos, pimientos, puerros, rábanos, remolacha, repollo, rúcula, tomates y zanahorias (zonas de clima atlántico).

En verano también es momento de plantar hortalizas que podremos aprovechar unos meses después como, por ejemplo, las alcachofas en zonas de clima mediterráneo, brócoli, coles y nabos.

plantas veranoConsulta el calendario de siembra y la tabla de asociación de cultivos.

Para poder cosechar estas plantas tenemos dos opciones, en primer lugar, podemos utilizar semillas o podemos ahorrarnos la siembra y comprar plantel de las hortalizas que deseamos cultivar.

En el caso que quieras realizar todo el proceso, y por lo tanto utilizar semillas para comenzar tu huerto, lo que resulta más económico, es importante que conozcas cómo preparar semilleros. En el caso que decidas utilizar plantel puedes saltarte el siguiente párrafo e ir directamente al proceso de trasplante.

..

Cómo preparar los semilleros paso a paso

  • En primer lugar, necesitarás un recipiente con huecos para utilizar. Puedes comprar un semillero en una tienda o realizar tu propio semillero utilizando elementos reciclados como podrían ser envases, tetrabriks, yogures, rulos de papel de váter terminados, vasos de plástico utilizados, etc. Es importante que en todos los recipientes realices agujeros en la parte inferior para que el agua de riego no se estanque y produzca hongo o se pudran las semillas.

 

  • Una vez tenemos los recipientes llega el momento de colocar la tierra o el sustrato. Puedes realizar tu propia fusión con dos partes de tierra y una de compost y te recomendamos que puedas colocar elementos de drenaje en la parte inferior de los recipientes, como piedras y una fina capa de arena.

 

  • Compactar el sustrato ligeramente, pero sin producir una excesiva presión, es decir, que pueda circular el aire y el agua de riego.

 

  • Regar con un pulverizador o spray el sustrato para que se mantenga húmedo pero sin producir un exceso de agua que cree encharcamiento.

 

  • Colocar las semillas. En este punto es importante buscar la información necesaria para realizar un sembrado correcto según el tipo de planta que vayas a utilizar. Cada una de las semillas tiene unas características concretas y debe ser sembrada a una profundidad concreta y debe de estar sola o con más semillas en un mismo hueco del semillero. Sigue las pautas e indicaciones según el tipo que plantes.
  • Crea etiquetas para saber qué has sembrado en cada hueco y que sea más sencillo hacer un seguimiento de su crecimiento y sus necesidades.
  • Realizar los riegos de forma periódica, en un primer momento con el pulverizador y, posteriormente, cuando las semillas hayan germinado, con un poco de agua de forma directa. Con los semilleros es fácil controlar la humedad y la temperatura de la tierra, lo que posibilita un buen germinado y crecimiento.
  • Llega el momento de triar las plantas y eliminar las sobrantes. Si en un mismo semillero han aparecido más de una germinación, tocará eliminar la más débil y dejar crecer la que se presente más fuerte.

 

  • Dejar crecer unos 8cm o esperar a que les salgan aproximadamente 4-6 hojas y proceder al trasplante.

Lee ¿En qué consiste el riego por goteo?

.

¿Cuándo y cómo trasplantar?

Si has comprado plantel, ya está preparado para ser trasplantado. Si has creado tu propio semillero, deberás esperar a que las plantas sobrepasen unos 8 cm el nivel de la tierra o que ya tengan unas 4 o 6 hojas crecidas.

  • Para trasplantar, es importante pensar cuidadosamente la ubicación de cada planta teniendo en cuenta las asociaciones y rotaciones de cultivos. Por lo tanto, antes de trasplantar a tu huerto el plantel debes realizar un pequeño esbozo de cómo organizarás tu huerto de forma productiva.

 

  • Una vez tengas el esbozo, deberás respetar las distancias adecuadas para que cada planta pueda desarrollarse en su totalidad, dejando espacios vacíos entre planta y planta. Esto se llama marco de plantación.

 

  • Realiza unos hoyos o huecos en el suelo de aproximadamente 12 cm de hondo.

 

  • Saca el plantel de su recipiente con cuidado, abre un poco las raíces de éste y colócalo en el hoyo que has cavado.

 

  • Coloca tierra alrededor del hueco generado, apriétala generando presión alrededor de las raíces para que quede bien sostenida.

 

  • Riega ligeramente los alrededores de la planta, sin mojar sus hojas y aprieta un poco más la tierra.

Lee Porqué necesitas un cuaderno de campo, cómo crearlo y un ejemplo para descargar

Una vez hayas realizado el trasplante tocará seguir con un mantenimiento y una atención periódica para tu huerto de verano, ya que es un momento delicado debido a las altas temperaturas. Deberás dedicar un tiempo cada tres o cuatro días, mínimo.

Otro cuidado que deberás realizar es el riego Es importante realizarlo de forma periódica y promover un nivel adecuado de humedad de la tierra.

Con ciertas plantas deberás realizar el tutorado, ya que es importante tanto para su crecimiento como para ahorrar espacio en el huerto que crezcan en vertical. Así, mediante algún tipo de guía como palos o cañas deberás ligar las plantas a medida que vayan creciendo. Las tomateras o las habas son un claro ejemplo de plantas que hay que entutorar.

Observa la tierra y la reacción de las plantas ante ella. Quizás necesiten un enriquecimiento de ésta por falta de nutrientes. Quizás la tierra esté muy ácida y las hojas salgan amarillas o puede que aparezcan plagas que tendrás que combatir. Todos estos elementos deben conocerse y tenerse presentes en un huerto de verano.

Finalmente, y si realizas los cuidados adecuados, podrás cosechar y disfrutar de tus propias hortalizas y verduras y la recompensa será muy gratificante.

Esperamos que este artículo te haya sido útil y no dudes en dejarnos un comentario si quieres compartir tu experiencia o necesitas de alguna aclaración.

.




.

Publicar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Suscríbete gratis a ECOagricultor

Únete a más de 100.000 personas que ya reciben cada semana las últimas publicaciones.
Debe introducir un email válido
Acepto la Política de Privacidad y doy mi consentimiento a ECOagricultor para que me mantenga informado vía el email que introduzco de las novedades, noticias y productos presentes en la página.
Si deseas revocar tu consentimiento o dejar de recibir información de ECOagricultor, puedes anular tu suscripción pulsando el enlace que hay al final de cada una de las newsletters que son enviadas. Valoramos y respetamos tus datos personales. Recuerda que siempre puedes consultar nuestra Política de Privacidad para saber cómo tratamos tus datos.
Debe aceptar la Política de Privacidad para suscribirse