Iniciar sesión
Ver carrito
MENUMENU

Los procesos de “embellecimiento” de la fruta

Publicado en Blog, Miscelánea | 2 comentarios »

Esta es una de las diferencias entre fruta ecológica u orgánica, y la que no lo es. Otro gran motivo de salud para elegir frutas ecológicas.

Los productos fuera de la estación se están convirtiendo en más populares cada día. Para tener mandarinas un mes antes la gente de la ciudad parece estar dispuesta a pagar la fuerte inversión del agricultor en trabajo y equipo. Pero si te preguntas cuán importante es para el ser humano tener esta fruta un mes antes, la verdad es que no tiene ninguna importancia, y el dinero no es el único precio que se paga por esta indulgencia.

Más aún, un agente colorante, que no se utilizaba hace algunos años, ahora está siendo utilizado. Con este producto químico el fruto se colorea totalmente con una semana de anticipación. dependiendo en que el fruto se venda una semana antes o después el precio se duplica o desciende a la mitad, así que el agricultor utiliza productos químicos para acelerar la coloración, y después de la cosecha coloca el fruto en una cámara de maduración para su tratamiento con gas.

Pero cuando el fruto se cosecha temprano, no es lo suficientemente dulce, así que se utilizan edulcorantes artificiales. Generalmente se cree que los edulcorantes químicos han sido prohibidos pero los edulcorantes artificiales pulverizados en los cítricos no han sido específicamente prohibidos. La cuestión es si caen o no dentro de la categoría de productos químicos agrícolas”. De todas formas, casi todos los agricultores los utilizan.

El fruto es entonces llevado a un centro cooperativo de clasificación de frutas. Para poder separar la fruta según tamaño, cada fruto se envía rodando varios cientos de metros a lo largo de cintas transportadoras. Los golpes son frecuentes.

Cuanto mayor es el centro de selección mayores son los golpes y caídas del fruto. Después de un lavado con agua, las mandarinas se pulverizan con conservantes y agentes colorantes. Por último como toque final, se les aplica una solución de parafina y se pule el fruto hasta conseguir un brillante resplandor. Así, desde el momento en que el fruto ha sido cosechado hasta que se expone en el escaparate de la tienda, se han utilizado cinco o seis productos químicos directamente sobre el fruto.

Esto sin mencionar los abonos químicos y pulverizaciones con pesticidas que se utilizaron mientras la fruta estaba creciendo en el vergel. Y todo esto porque el consumidor quiere comprar fruta un poco más atractiva. Este pequeño margen de preferencia ha puesto al agricultor en una situación realmente apurada.

Estas medidas no se han tomado porque al agricultor le guste trabajar de esta forma, o porque los funcionarios del Ministerio de Agricultura disfrutan dando trabajo extra al agricultor, pero hasta que el sentido general de valores no cambie, la situación no mejorará.

Extraido del libro de Masanobu Fukuoka “La revolución de una brizna de paja”

vía repermacultura
.

Publicar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Suscríbete gratis a ECOagricultor

Únete a más de 100.000 personas que ya reciben cada semana las últimas publicaciones.
Debe introducir un email válido
Acepto la Política de Privacidad y doy mi consentimiento a ECOagricultor para que me mantenga informado vía el email que introduzco de las novedades, noticias y productos presentes en la página.
Si deseas revocar tu consentimiento o dejar de recibir información de ECOagricultor, puedes anular tu suscripción pulsando el enlace que hay al final de cada una de las newsletters que son enviadas. Valoramos y respetamos tus datos personales. Recuerda que siempre puedes consultar nuestra Política de Privacidad para saber cómo tratamos tus datos.
Debe aceptar la Política de Privacidad para suscribirse