MENUMENU

El minimalismo o el arte de vivir con menos

Publicado en Blog, Medio Ambiente | 1 comentario »

minimalismo

 

«Pobre no es el que tiene poco, sino el que mucho desea».

Séneca

 

El minimalismo o estilo de vida minimalista es la tendencia a despojarse de lo sobrante y simplificar todo a lo esencial. Espiritualidad, economía personal, ecologismo… son diversas las razones que mueven a muchas personas a vivir voluntariamente de este «otro modo». Si bien hay un pensamiento en el que suelen coincidir: les hace más felices.

Lo cierto es que el minimalismo no es algo nuevo. Os contamos en qué consiste exactamente, dónde se origina este movimiento y por qué. Por último, enumeramos sus principales claves.

 .

¿Qué es el minimalismo?

La RAE lo define como «Tendencia estética e intelectual que busca la expresión de lo esencial eliminando lo superfluo». El minimalismo como estilo de vida, también llamado «vida sencilla» o «vida modesta», es a grandes rasgos un modo de vivir no agresivo.

Las personas «minimalistas» buscan reducir sus cosas al «mínimo», refiriéndonos con «cosas» a pertenencias físicas y a necesidades: objetos, actividades y hábitos o incluso relaciones personales. ¿Y qué razones les mueven a llevar una vida simple? La religión o espiritualidad, la justicia social, la salud, la economía personal o el ecologismo y el rechazo al consumismo y los «valores occidentales».

.

¿Cómo y dónde nace el minimalismo? Historia y curiosidades

El minimalismo es una corriente cultural o artística surgida en Estados Unidos a comienzos de la década de 1960. Incluye la pintura, la escultura, la arquitectura y el diseño o la música, y se caracteriza por la sobriedad de las obras.

El término minimal fue empleado por vez primera en 1965 por Richard Wollheim, filósofo británico, en el ámbito del arte para referirse a una serie de pinturas y otros objetos con poca manufactura. No obstante, el concepto se aplicaba también al ascetismo —o ascética—, doctrina religiosa o filosófica que busca purificar el espíritu mediante la abstinencia o la negación de los placeres materiales.

Si bien es Henry David Thoreau, escritor y naturista, el considerado fundador del movimiento minimalista como forma de vida, en un contexto no religioso. En su libro Walden, la vida en los bosques, publicado en 1854 y considerado uno de los textos de no ficción más populares escritos por un estadounidense, se lee lo siguiente:

«…yo no tomaba té, ni café, ni mantequilla, ni leche, ni carne fresca, de modo que no tenía que trabajar para conseguir todo eso […] pero como él empezaba con té, café, mantequilla, leche y carne de vaca, tenía que trabajar duro para pagarlo y que, como había trabajado mucho, tenía que comer mucho para reparar el gasto de energía, de modo que daba lo mismo, o no lo daba, pues estaba descontento y había malgastado su vida con el trato…»

.

consumismo

 .

Claves del minimalismo. ¿Cómo vivir con menos?

El objetivo del minimalismo es revalorizar nuestras prioridades, aquello que es realmente importante, y eliminar todo lo que sobra. «Vivir con menos para vivir mejor». Las claves o principales pasos a seguir son:

  1. Eliminar lo «no esencial»

La idea es simple: deshazte de todo lo que ya no te haga feliz. Las cosas que compras ocupan tu mente y tu espacio, y te quitan asimismo algo tremendamente valioso: tu tiempo. Y, parafraseando a José Luis Sampedro, «El tiempo no es oro, el tiempo es vida».

José Mujica, expresidente de Uruguay, nos advierte al respecto: «Inventamos una montaña de consumo superfluo. Y hay que tirar y vivir comprando y tirando. Y lo que estamos gastando es tiempo de vida. Porque cuando yo compro algo, o tú, no lo compras con dinero, lo compras con el tiempo de vida que tuviste que gastar para tener ese dinero. Pero con esta diferencia: la única cosa que no se puede comprar es la vida».

,

  1. Organización y orden: «Un lugar para cada cosa»

Dice Marie Kondo en su superventas La magia del orden «Cuando organizas tu espacio por completo transformas el escenario que te rodea. El cambio es tan profundo que sentirás que vives en un mundo totalmente distinto. Esto influye de manera muy profunda en tu mente…» «Comprar compulsivamente, al igual que comer y beber en exceso, son intentos por aliviar el estrés».

Y este es el quid, no el hecho en sí de organizar y poner en orden tu casa sino modificar tu mentalidad, y aplicar este cambio al resto de aspectos que conforman tu vida.

 .

  1. Y ahora… aprender a vivir con menos

De veras: puedes vivir sin todo ello. «Cuando lo haces, ya no hay marcha atrás», es lo que cuentan algunos adeptos de este estilo de vida. Te sentirás bien y no querrás volver a lo anterior, a tu vida llena de trastos, cosas superfluas que «llenan» tu mente y te roban espacio y tiempo.

.

Muchas personas optan por el minimalismo y deciden seguir la simplicidad voluntaria porque es, sencillamente, el modo de vida que más felicidad les aporta. En cualquier caso, no debería ser una moda pasajera sino una herramienta para cambiar las cosas, ¿no crees? Cuéntanos tu opinión en los comentarios, estaremos encantados de leerte.

.




.

Un comentario a El minimalismo o el arte de vivir con menos

  1. Muy cierto, desde que viví la experiencia al lado de una parienta, de desocupar la casa del tío Pepito Fajardo, después de su partida para no volver. Vivir el desgaste de energía y tiempo de vender, regalar, tirar y acomodar un mundo de objetos diversos, costosos o no, Decidí, vivir el resto de mi vida con sobriedad y sencillez, para no heredar problemas de ese tipo a mis allegados, como ya no trabajo, también he decidido ya no comprar ropa, sino lo indispensable que es una pieza al año, cuando he tirado otra por desgaste total, si compro ropa de marca pues esa puede servir hasta cinco años, cuando se rompe, es hora de tirar o reciclar, ¡tengo tanta ropa! y ya la moda no me interesa en absoluto, pues el estilo que me hace sentir cómoda, ya lo he identificado, que cualquier otro no me entusiasma, por aquello de la incomodidad. De modo que salir de compras ya no me demanda tiempo, también en cuanto al supermercado, he decidido, no acumular productos que por no consumirlos, debo tirar, me siento mejor adquiriendo lo que comeré una semana y si no lo termino durante siete días, voy al supermercado o al Mercado, cuando termino con la despensa y el refrigerador vacío. He pensado, que el dispendio y la demanda excesiva para tirar de los ricos, encarece los recursos, y genera escasez de recursos para los que menos recursos económicos poseen, o sea origina pobreza.
    Divulgaré este artículo.

Publicar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Suscríbete gratis a ECOagricultor

Únete a más de 100.000 personas que ya reciben cada semana las últimas publicaciones.
Debe introducir un email válido
Acepto la Política de Privacidad y doy mi consentimiento a ECOagricultor para que me mantenga informado vía el email que introduzco de las novedades, noticias y productos presentes en la página.
Si deseas revocar tu consentimiento o dejar de recibir información de ECOagricultor, puedes anular tu suscripción pulsando el enlace que hay al final de cada una de las newsletters que son enviadas. Valoramos y respetamos tus datos personales. Recuerda que siempre puedes consultar nuestra Política de Privacidad para saber cómo tratamos tus datos.
Debe aceptar la Política de Privacidad para suscribirse