¿Sueñas con la casa perfecta? Piensa en bioconstrucción | ECOagricultor
Iniciar sesión
Ver carrito

¿Sueñas con la casa perfecta? Piensa en bioconstrucción

Publicado en Bioconstrucción, Blog, Otros temas | Sin comentarios »

bioconstruccion

 

La bioconstrucción, también llamada construcción natural, es quizá uno de los últimos pasos hacia una vida sostenible.

Sí, porque empiezas preocupándote por la alimentación. Luego, por los cosméticos y detergentes. Prestas atención al consumo de luz y de agua. Pasas a la ropa ecológica y empiezas a querer muebles de calidad. Y un día miras a tu alrededor y te dices, «bueno, ¿y mi casa qué?».

La respuesta a esa pregunta es la bioconstrucción.

 

¿Qué es la bioconstrucción o construcción natural?

La edificación debe reducir su impacto ambiental. Quizá pienses que nos referimos a reducir el consumo de agua corriente y el de electricidad, incluso apostando por sistemas de producción de energía renovable, como los paneles solares.

En realidad, la bioconstrucción va más allá.

La construcción natural es una filosofía y método de edificación que recupera conocimientos tradicionales para crear viviendas de mínimo impacto ambiental.

Esto se consigue con materiales naturales y métodos de trabajo de bajo impacto, generalmente manuales.

Con la bioconstrucción armonizamos las necesidades humanas y las ambientales. Conseguimos una casa de calidad sin dañar a nuestra mayor casa, el planeta.

La vivienda de construcción natural forma parte del paisaje, está integrada en la realidad de su entorno, en las condiciones climáticas de la región y es, en cierto modo, un espacio «vivo». Respira, es cálida con sus habitantes, forma parte de sus vidas. Y llegado el momento, muchas décadas  después, puede volver a la tierra.

Millones de personas en todo el mundo viven en casas de barro. Es más, existen edificios de barro crudo que se mantienen en pie desde hace siglos.

Pero ¿realmente es tan necesario? ¿Por qué acercarse a la bioconstrucción?




Bioconstruccion con barro

 

Una cuestión de salud y responsabilidad ambiental

Todos o casi todos los materiales y métodos con los que se construyen los edificios modernos están lejos de ser «inocentes».

Plásticos, fibras sintéticas, metales pesados, sustancias químicas volátiles… La composición de cementos, pinturas, barnices, tuberías y todos los demás elementos de un edificio incluye sustancias nocivas. Las respiramos y vivimos entre ellas.

Además, su producción, manejo e instalación es contaminante y exige muchos recursos. Son materiales con una grandísima carga energética. Es decir, se ha consumido muchísima energía en producir cada ladrillo, kilo de cemento, pieza de plástico o de metal. Estos materiales requieren mucha transformación física y química.

El coste es inmenso y las consecuencias, muy peligrosas.

Por poner un ejemplo, la industria del cemento mundial es la responsable del 7 % de las emisiones de CO2.

¿Cómo reaccionar ante esto? Podemos cambiar de alimentación pero, ¿podemos cambiar algo como la vivienda?

Tan solo tienes que ver estos ejemplos de casas de barro modernas para comprobarlo:

 

 

Los principios de la bioconstrucción y el diseño de las casas naturales

Del mismo modo que para ser considerada ecológica, la agricultura tiene que cumplir con unos requisitos, la bioconstrucción tiene unos principios fundamentales.

Una vivienda ecológica debe tener en cuenta muchos aspectos para asegurar la seguridad, el confort y la calidad de vida de sus habitantes y, además, para hacerlo sin dañar el medio ambiente.

El edificio bioconstruido no solo alberga y se relaciona con sus habitantes, también forma parte de una realidad rural, paisajística y natural.

Como puedes ver, hay que tener muchos detalles en cuenta. Desde el suelo que hay bajo los cimientos hasta el último material, y desde el uso interior hasta su responsabilidad en el entorno local.

¿En qué debemos fijarnos para practicar la bioconstrucción?

 

Localización, integración y diseño del edificio ecológico

El primer aspecto que debe tenerse en cuenta, antes de empezar cualquier obra, es dónde va a construirse y cómo afectará eso a la propia casa y al entorno. ¿Es el lugar adecuado? ¿Tendrá un impacto positivo en el entorno natural, social y paisajístico del lugar?

Para averiguarlo, se observa:

  • La integración en el paisaje

La vivienda debe tener el tamaño, la forma, los volúmenes y la distribución acordes con lo que es natural y lógico en la comarca, tanto por la tradición arquitectónica local, como por las necesidades del entorno natural. Que no desentone y que esté adaptada.

  • El estudio geobiológico y climático

Aparte de que el suelo debe ser firme, ¿sabías que hay prestar atención a muchas más cosas? Hay que evitar corrientes subterráneas, radioactividad natural, contaminantes físicos, químicos y biológicos…

El estudio del clima de la región y del microclima de la zona de edificación ayuda a diseñar una vivienda mejor adaptada y, por lo tanto, más eficiente en términos de consumo de energía.

  • El análisis del espacio

Queremos una vivienda saludable y eso significa que debe estar alejada de fuentes de ruido y vibraciones, cables de tensión, redes de telefonía, fuentes de contaminación, carreteras…

  • Orientación y distribución

Todos queremos más solecito. El edificio debe estar orientado y diseñado de manera que aproveche la luz solar y la energía térmica natural. Y sus espacios deben estar distribuidos y comunicados de forma que se consiga mayor estabilidad térmica a lo largo de todo el año (más fresco en verano y más calentito en invierno).

Así aumentamos el confort y reducimos el consumo energético de la iluminación y la climatización.

  • Diseño de interiores más amable

Lo importante es que vivamos cómodos. El interiorismo debe esforzarse por ser más ergonómico, satisfactorio, saludable física y mentalmente. Una casa bien diseñada mejora el estado de ánimo.

  • Personalización

¿Cómo es la casa de tus sueños? La bioconstrucción huye de lo estandarizado. ¿El motivo? Porque cada persona, cada familia y comunidad tiene sus propias necesidades. ¿Por qué obligar a las familias a amoldarse a una arquitectura cuando la vivienda debería adaptarse a ellas?

Con la construcción natural tienes tu casa. La que de verdad te conviene. Tu casa y la de nadie más. Única.

Y cuando las circunstancias de la familia cambian, la casa puede evolucionar con ellas.

 

Materiales de bioconstrucción

Aquí se apuesta por la edificación con diferentes formas de barro crudo (la construcción con adobe es muy común), madera, fibras vegetales (paja, cuerdas, tejidos reciclados, serrín) y piedra, fundamentalmente.

¿Qué requisitos deben cumplir los materiales?

  • Biocompatibilidad, transpirabilidad y salubridad

Deben estar muy poco transformados y así conservar su naturaleza. Es lo que mejor garantiza su compatibilidad con los seres vivos.

Además, deben permitir que la casa transpire, para evitar acumulación de humedad y mejorar su eficiencia energética. Por supuesto, deben estar libres de elementos tóxicos y contaminantes.

  • Ciclo de vida corto

Que sean naturales, renovables, reutilizables y reciclables. El barro seco y endurecido puede volver a ser barro fresco para construir. La madera puede recuperarse para otros usos.

Los materiales deben ser de kilómetro 0 siempre que se pueda. De hecho, hay casas que se construyen con el barro sacado de su propio solar.

  • Procesamiento mínimo

A la hora de utilizarlos, no deben requerir transformaciones importantes, uso de maquinaria pesada ni grandes consumos de energía. Una casa natural puede construirse directamente a mano, ¿por qué no hacerlo?

 

 

¿Sueñas con una casa ecológica?

¿Te has quedado con ganas de saber un poco más? Con este estupendo reportaje aprenderás algunos detalles más.

 

En definitiva, la definición de bioconstrucción se resume en un hogar sano, sostenible, inspirador y de una belleza sencilla y rústica pero realmente original y única.

¿Te gustaría? Con la bioconstrucción puedes tener una casa amable, respetuosa y confortable. Materiales básicos y saludables con técnicas de antaño y otras, más modernas, que vienen a renovar la construcción tradicional.

Todo aliñado con ahorro energético y del agua. Añade instalaciones de energías renovables y electrodomésticos de bajo consumo. Un huerto casero en el patio de atrás y, ¿qué más puedes pedir?

 

Publicar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

  • Responsable: Naturvegan Ecológico S.L.
  • Finalidad: Moderar comentarios y responder a consultas.
  • Legitimación: Consentimiento.
  • Destinatarios: No se comunicarán los datos a terceros.
  • Derechos: Acceso, rectificación, oposición, cancelación, portabilidad y no limitación del tratamiento y derecho al olvido.
  • Información adicional: Consulta nuestra Política de privacidad.