Vitamina E para cuidar nuestro corazón, la vista, el sistema nervioso y combatir los radicales libres

Publicado en Blog, Nutrición | Sin Comentarios »

beneficios vitamina e


Propiedades de la Vitamina E o Tocoferol

La Vitamina E o Tocoferol (con alfatocoferol y gammatocoferol) es un tipo de vitamina liposoluble (se disuelve en grasa) que tiene efecto antioxidante sobre la membrana de nuestras células, protegiéndola ante los ataques de los radicales libres.

Almacenamos la vitamina E en nuestro hígado y en los tejidos adiposos.

.

Beneficios de la Vitamina E

Esta vitamina es muy beneficiosa para nuestro organismo, ya que, resulta ser un potente antioxidante, cardioprotectora, inmunoestimulante, antiinflamatoria, neuroprotectora y antitumoral.

.

Para qué es buena la Vitamina E

Posee gran poder para combatir la aparición y desarrollo de células cancerosas

Mejora la fertilidad

Previene las cataratas

Reduce el riesgo de padecer trombosis, ya que, impide la coagulación de la sangre

Disminuye el riesgo de padecer enfermedades cardiovasculares

Regula los niveles de colesterol

Estimula el funcionamiento de nuestro sistema inmunológico

Retrasa el envejecimiento

Mejora la salud de nuestros ojos

Participa en la formación de glóbulos rojos

Reduce la inflamación crónica

Mantiene nuestra piel, cabello y uñas saludables y fuertes

Previene el Parkinson

La vitamina E participa en la formación de nuevos tejidos

Previene la demencia y el deterioro cognitivo

Mejora la cicatrización y la curación de heridas

Cuida nuestras arterias y venas, manteniéndolas en buen estado

Favorece el buen funcionamiento del sistema nervioso

Mejora la memoria y el aprendizaje

Es imprescindible durante las etapas del crecimiento

Contribuye al buen funcionamiento muscular y mejora el rendimiento y la recuperación después de la actividad física

.

¿Cuánta Vitamina E se necesita al día?

Para bebés de hasta 12 meses: 5 miligramos al día

Para niños de entre 1 y 13 años: de 7 a 11 miligramos al día

A partir de los 14 años: 15 miligramos al día

Mujeres embarazadas y lactantes: 20 miligramos al día

Al ser una vitamina que se almacena en el organismo en caso de no suministrar la cantidad estipulada diariamente tenemos una reserva a la que nuestro organismo recurrirá en caso de carencia puntual.

.

Síntomas de carencia de Vitamina E

Si existen problemas en la digestión y asimilación de las grasas puede que aparezca deficiencia de vitamina E incluso cuando se están aportando a la dieta alimentos que la contienen en suficiente cantidad.

En casos de deficiencia de vitamina E se observan trastornos de tipo neurológico, esterilidad, problemas de corazón y circulatorios, anemia, problemas de visión, irritabilidad, apatía y depresión, manchas en la piel, mala memoria, falta de concentración y dificultades en el aprendizaje.

La malfunción del intestino delgado, celiaquía y otras alergias e intolerancias alimentarias, así como las dietas muy estrictas en grasas, el alcohol y algunos medicamentos pueden reducir la absorción de la vitamina E

Por otra parte, el exceso de vitamina E (cuando se consume de forma continuada más de 150 miligramos al día) puede provocar hemorragias, náuseas o diarrea.

.

Alimentos ricos en Vitamina E

Aceite de girasol, avellanas, almendras, aceite de maíz, cártamo, pistachos, aceite de oliva virgen extra, aceite de germen de trigo, semillas o pipas de girasol, brócoli, vegetales de hoja verde (espinacas, acelgas, lechugas), sésamo o ajonjolí y su aceite, spirulina, salvia, tomillo, albahaca, albaricoques, aceitunas, pimientos, espárragos, kiwis, calabaza, piñones, pimientos, semillas de lino o linaza y su aceite, orégano y aguacate o palta.

La vitamina E no se destruye durante por el calor cuando la cocinamos pero sí puede verse afectada durante el proceso de congelación.

Para mejorar la absorción de la vitamina E tómala junto con alimentos que contienen selenio (frutos secos, semillas, hortalizas como ajos, pepino, tomate, coliflor y espárragos, legumbres y frutas como melón, ciruela, uva, fresas o melocotón.)

Las vitaminas sintéticas que se venden no tienen el efecto que poseen las vitaminas de los alimentos, por eso, no pienses que llevando una dieta desequilibrada y tomando pastillas vas a mantener una buena salud. Aliméntate bien: come variado, alimentos ecológicos frescos de temporada.

¡Comparte este artículo!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *